efectos azucar en tendones

Efectos del azúcar sobre los tendones

El azucar puede tener efectos muy negativos en los tendones, especialmente si eres diabético. La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa alcanzan puntos máximos y no son capaces de producir la insulina suficiente para transformar el azúcar en energía. Por ello, en este post queremos hablarte de las consecuencias musculoesqueléticas que puede provocar este fenómeno.

Principales problemas en los tendones

Si eres diabético puedes notar dolor en toda la zona de los tendones, especialmente cuando te mueves. El azúcar tiene efectos muy positivos cuando haces deporte, pero también puede convertirse en una de las «drogas» más adictivas y extendidas. Los tendones tienen la función de conectar la musculatura con los huesos. Este haz de fibras se encuentra repartido por todo tu organismo, ya sean los hombros, los brazos o las muñecas, entre otros. Además, transfieren la fuerza de los músculos a los huesos para facilitar cualquier movimiento que hagas.

Sin embargo, si no controlas el nivel de azúcar en sangre, esta anomalía provocará que los tendones aumenten de tamaño y que puedan romperse con mayor frecuencia. En líneas generales, tu cuerpo es capaz de producir una sustancia llamada productos finales de glicación. Esto es gracias a la unión entre el azúcar y las diferentes proteínas o grasas en la sangre. Un nivel demasiado alto puede provocar un exceso de AGE, lo que modifica el colágeno de los tendones y afecta a su funcionamiento.

Consecuencias principales

Las consecuencias principales pueden ser muy diversas. Una de las más habituales es que los hombros se vuelvan rígidos o se produzca una disminución en los movimientos de los dedos o del manguito rotador. El síndrome del túnel carpiano es otro de los fenómenos más habituales que puedes sufrir por problemas de azúcar. Supone un entumecimiento y debilidad en las muñecas. Finalmente, la contractura de Dupuytren es otro de los síntomas más comunes que puedes sufrir. El tejido debajo de la palma de la mano se hace más grande y esto provoca que los dedos se doblen.

Este tipo de afectación puede llegar a ser muy dolorosa y, además, resolverla puede serte muy complicado. De hecho, generalmente, la intervención quirúrgica no es el camino más recomendable. Por ello, la prevención y el mantener un estilo de vida adecuado se presentan como las grandes alternativas que debes seguir para poder evitar este tipo de problemas.

Para evitar estos problemas es fundamental llevar una dieta saludable, hacer ejercicio de forma regular, y sobre todo, controlar tu peso en todo momento. Como conclusión, controlar los niveles de azucar en tu cuerpo es de vital importancia para mantener un estilo de vida sano. Puede afectar, en gran medida, a los tendones dificultando tu día a día. ¿Has sufrido esta problemática en algún momento?

Sin comentarios

Añadir un comentario