Lesiones del tendón del Aquiles

Lesiones del tendón del Aquiles

Las lesiones del tendón del Aquiles son unas de las incidencias fibrilares que se presentan habitualmente entre los deportistas bajo diferentes patologías. Con síntomas en todos los casos, como hinchazón en la zona afectada, dificultad para caminar o dolor, entre algunos de los más relevantes.

Una de las más frecuentes es la tendinitis o inflamación aguda del tendón, que se manifiesta por una tumefacción muy reconocible de esa parte de la pierna. Puede derivar, en algunos casos, en una tendinosis aquílea, que provocará una degeneración muy pronunciada de tu tendón.

Patologías asociadas: bursitis y rotura

Otra de las incidencias que pueden aparecer, dentro de esta patología, es la bursitis. Se trata de una inflamación en la zona que existe entre los huesos y el tendón y que requiere un sistema que eleve el talón para evitar la presión que puede ejercer el calzado. Está motivada, en buena parte, por los cambios de ritmo que exigen algunas actividades deportivas como correr, tenis o fútbol. También por alguna clase de traumatismo como consecuencia de lesiones en las zonas próximas.

De todas formas, una de las más graves lesiones del tendón de Aquiles es la que produce su rotura. Puede ser parcial o total y, en cualquier caso, implica una notable disminución de la función muscular.

El síndrome de Haglund

Al hablar de esta clase de patologías, no puedes olvidar que hay disfunciones que ofrecen síntomas menos severos, pero que requieren la misma atención médica o del fisioterapeuta. Es el caso concreto del síndrome de Haglund, que es la inflamación de la zona posterior del talón y que resulta muy reconocible por su característico enrojecimiento.

Tus molestias se agravarán si tienes que subir o bajar escaleras. Sean cuales sean las lesiones en el tendón de Aquiles que puedas desarrollar, no te permitirán hacer una vida normal. Por tanto, plantéate cómo recuperarte antes. ¿A que estás de acuerdo?

Sin comentarios

Añadir un comentario