dieta hipercalorica

Dieta hipercalórica para definición muscular

Cuando el objetivo es conseguir un cuerpo muscularmente perfecto, el deporte, por sí solo, puede resultar insuficiente. Acudir a las dietas controladas por profesionales es un complemento excelente que nos ayuda a desarrollar esa musculatura que deseamos.

Ahora bien, por evidentes motivos de salud debemos ser muy cuidadosos a la hora de iniciar este tipo de regímenes alimentarios, siendo conscientes en todo momento de lo saludable de lo que estamos haciendo y poniéndonos en manos de nutricionistas y profesionales del deporte con experiencia y alta cualificación en estos ámbitos.

Qué es una dieta hipercalórica y cuándo combinarla con el entrenamiento

Se llama dieta hipercalórica a aquella dieta con muchas calorías que permite ganar peso de una manera controlada y con un objetivo determinado. Así, no consiste únicamente en engullir mucha bollería, grasas y dulces, comer desaforadamente y reventar la báscula cada vez que nos volvemos a subir en ella. Esta forma de actuar no es saludable ni recomendable en ningún caso.

La dieta hipercalórica tiene muy presente cuál es el propósito de ese incremento de peso —por lo general, ganar masa muscular a medio plazo— y, en función de ello, se estudia, se plantea y se lleva a cabo. Lo más frecuente es apoyarnos en un incremento de la ingesta de hidratos de carbono que, cuando no se utilizan pronto como energía, terminan acumulándose como grasas. Asimismo, se incrementa el consumo de proteínas, las cuales contribuyen a formar más músculo y, consecuentemente, terminan aumentando tanto el volumen como el peso de quien las ingiere.

Buenos consejos para una dieta hipercalórica

En general, las proteínas deben suponer un 15 % del total de la alimentación. Sin embargo, cuando nos enfrentamos con frecuencia a entrenamientos exigentes, este nivel debe aumentarse.

Además, las grasas son muy necesarias para el funcionamiento corporal normal. Lo correcto es ingerir un gramo por cada kilo de peso.

Y en cuanto a los carbohidratos, lo idóneo es planificar su consumo en función del resto de los consumos realizados. Por eso suele ser tan importante contar con un endocrino o un nutricionista guiándonos las dietas.

Sea como sea, es fundamental no saltarnos ninguna comida, escoger alimentos muy calóricos pero consumirlos en cantidades moderadas, para evitar indigestiones. El aceite, los frutos secos, el azúcar, el chocolate o la mantequilla son buenos ejemplos de esta tipología de alimentos.

Los huevos, por otra parte, son ideales en esta clase de dietas, lo mismo que consumir arroz, patatas y pasta. Beber mucha agua, acompañar con pan todas las comidas y reforzar las dietas con batidos proteínicos son decisiones muy acertadas para ganar peso, volumen y masa muscular.

En cualquier caso, resulta fundamental acompañar estas ingestas con el deporte y los entrenamientos idóneos, bien planificados por profesionales y adecuados a la finalidad y las características personales de cada protagonista. sacar musculo con dieta hipercalorica

Añadir un comentario