volver al gimnasio despues de inactividad

Empezar el gimnasio después de un periodo de inactividad

¿Cómo retomar el entrenamiento en el gimnasio tras un largo periodo de inactividad? Es fundamental hacerlo bien, con cuidado y teniendo en cuenta una serie de pautas y principios. Si eres prudente y sabes bien cómo actuar, la memoria muscular será tu mejor aliada.

Consejos útiles para el regreso al gimnasio tras una pausa larga

Con independencia de cuál ha sido el motivo de la inactividad, es determinante ser cuidadosos al volver. De lo contrario, puedes sufrir lesiones o desmotivaciones importantes. Piensa en este ejemplo: seis meses después de tu último entrenamiento de fuerza, intentas repetir el peso que levantaste entonces. El fracaso será inevitable.

6 tips de referencia que debes aplicar

Sigue este decálogo y, en poco tiempo, estarás casi al mismo ritmo y nivel que cuando lo dejaste. La duración de este periodo depende, lógicamente, del tipo de actividad y de las circunstancias que han generado el abandono temporal:

  1. Sé prudente al empezar . Los primeros días no te plantees retos excesivos. Debes ser consciente de que debes recuperar el hábito, el ritmo y el tono paso a paso. ¿La mejor manera de empezar? Una carrera continua de alrededor de media hora, sin exigencias, para que tu cuerpo recupere sensaciones.
  2. Calienta con determinación, incluso antes de correr. Realiza estiramientos y tonifica tu musculatura, aunque la intensidad de la actividad vaya a ser pequeña. Es lógico que tu cuerpo esté agarrotado tras la inactividad. Protégelo con más cuidado que nunca.
  3. Escucha a tu cuerpo. Durante los primeros entrenamientos debes prestarle la máxima atención. Fíjate en cómo se desenvuelve, qué nuevas limitaciones tiene y qué fortalezas demuestra. Planifica y sé flexible: si un ejercicio o una intensidad te cuestan más de lo previsto, busca una alternativa.
  4. Cuida la alimentación. Lo ideal es haberlo hecho durante la inactividad, lo cual ayudará muchísimo al regresar. Al empezar, pueden aparecer las agujetas. El uso de suplementos alimenticios con mayor aporte de hidratos de carbono y alto índice glucémico favorece la recuperación energética más rápida.
  5. Apuesta por el realismo . Deja la imaginación para las actividades creativas. Está muy bien concebir un plan de trabajo a largo plazo, con metas exigentes. Pero también debes establecer un plan de acción a corto plazo, progresivo, con objetivos puntuales y asequibles en función de la realidad.
  6. Sé regular. Los entrenamientos explosivos no son buenos al principio de tu regreso. Es muchísimo mejor apostar por la regularidad y la constancia. Empieza con dos o tres sesiones por semanas, sin exageraciones, y ve subiendo el nivel y la cantidad de entrenamiento paso a paso.

¿Te ha ocurrido a ti alguna vez? ¿Tuviste que abandonar el entrenamiento en el gimnasio durante mucho tiempo y después regresaste? Comparte tu experiencia con nosotros porque nos encantaría conocer cómo lo hiciste.

Sin comentarios

Añadir un comentario