entrenamiento para adelgazar

¿Haciendo mucho cardio para bajar los kilos de Navidad? ¡Lee esto antes!

Después de Navidad, muchas personas confían en hacer deporte para librarse de los kilos de más que, inevitablemente, estas fiestas les han generado. Resulta lógico pensar que, para perder peso y mejorar nuestra salud, debemos realizar un entrenamiento que nos permita alcanzar dicha meta.

Pero no basta con hacer deporte, es preciso hacerlo bien. Y, en este caso, lo evidente no funciona. La mayoría de nosotros hemos leído alguna vez que los ejercicios de cardio son los mejores para perder peso en poco tiempo.

Sin embargo, conceptos como el gasto energético y la adaptación metabólica son claves en esta ecuación.

Por qué el entrenamiento de cardio no es eficaz para reducir el sobrepeso navideño

¿Qué es el gasto energético? La cantidad de energía que quemamos en nuestro quehacer diario, por ejemplo al digerir, respirar o mantener la temperatura del cuerpo.

Consumimos energía de tres formas distintas: en reposo, mediante la actividad física que hacemos por propia voluntad y por el efecto térmico de los alimentos. En este último caso, algunos alimentos, como las proteínas, conllevan una mayor quema de calorías.

En teoría

Cuando queremos perder peso es evidente que el gasto de calorías ha de ser superior a su ingesta. En este sentido, la mejor manera de lograrlo es incrementando la quema de calorías por propia voluntad, es decir, mediante el entrenamiento.

bicicleta

En la práctica

Este planteamiento parece impecable... pero no lo es. En líneas generales, porque somos bastante menos eficaces de lo que pensamos quemando calorías de este modo. El aumento de la actividad física que debemos incorporar para lograr resultados significativos es exponencial.

Para colmo, entra en juego lo que se conoce como adaptación metabólica. Cuando nos iniciamos con las dietas y el deporte, comenzamos a perder grasa y peso, lo cual conlleva un inmediato descenso de los niveles de leptina.

Cuando esto sucede, nuestro cerebro recibe la señal de "cuidado, tenemos escasez de alimentos", por lo que inmediatamente da la orden de reducir la tasa metabólica, lo que conlleva el aprovechamiento máximo de toda la grasa ingerida.

Otro factor que influye, negativamente, a este respecto es que nuestro organismo es capaz de adaptar su consumo de energía, de manera progresiva, para realizar la misma actividad. En otras palabras, si correr, por ejemplo, 5 kilómetros nos permitía quemar 500 calorías, seguir ejercitándonos producirá un descenso calórico menor. En consecuencia, cada vez tendremos que asumir retos mayores para quemar el mismo volumen calórico.

Qué hacer para no ganar peso en Navidad

Con todo, hacer deporte tras las fiestas navideñas es más que necesario. El entrenamiento y la actividad física siempre son sinónimo de salud. Es esencial tener en cuenta que bajar peso resulta mucho más difícil que evitar ganarlo, por lo que debemos concienciarnos de ello durante nuestras celebraciones.

La paciencia, la constancia y desterrar la expectativa de una pérdida exprés de peso son factores decisivos tras la Navidad. Resulta preferible integrar el deporte en nuestra cotidianeidad, sin llegar a obsesionarnos con una intensa ejercitación de cardio e incorporando unas dietas adecuadas de manera permanente. ¿Existe un modo más integral y efectivo de mantenernos en forma? bicicleta

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

 he leído y acepto la RGPD