Cinta de correr curva

Las mejores cintas curvas de correr sin motor

Una de las últimas tendencias de los entrenamientos indoor es la utilización de las cintas curvas de correr sin moto. Analicemos las ventajas de estos nuevos aparatos para la práctica deportiva que han llegado para quedarse.

¿Con motor o sin motor? Ese es el dilema

Hasta hace muy poco tiempo, la única opción que teníamos para nuestros entrenamientos aeróbicos durante esos dias fríos en los que no apetece correr en campo abierto, era el uso de una cinta de correr motorizada. Para muchas runners era una opción cómoda porque se programaba, te ponías los cascos y ¡a correr!

Sin embargo, para algunos atletas era también una opción monótona, pues variar la intensidad de la carrera o el desnivel se tenía que hacer manualmente, interrumpiendo el ritmo del braceo y a veces causando alguna caída entre los corredores menos expertos o de una cierta edad. Todo esto sin contar con el gasto de energía eléctrica que significaba tener ese nuevo electrodoméstico funcionando en casa cada vez que nos entrenábamos. Por suerte, un buen día, llegó finalmente la revolución.

Dejando de lado el precio de la electricidad en los tiempos que corren, factor que podría disuadir a más de un atleta de entrenarse en casa, las cintas curvas de correr sin motor presentan múltiples ventajas en comparación a las cintas de correr convencionales.

En primer lugar, funcionan gracias a la fuerza del usuario. Esto quiere decir que solo hay que empezar a caminar para que esta se mueva y no al contrario.

Otra ventaja es que no hay que pulsar botones para incrementar la velocidad o la intensidad. Desde el primer momento, es el deportista quien se encarga de marcar el ritmo, tanto en la marcha de calentamiento previo a la carrera como en carreras de largo recorrido continuo o bien mezclando sprint y carrera. Ya nunca más tendremos que fijar la vista en un complicado tablero luminoso mientras corremos porque solo deberemos concentrarnos en disfrutar del ejercicio, la música, y cumplir rigurosamente la rutina que nos hayamos marcado para cada día de entreno.

Existen varios modelos en el mercado, el común denominador es que al funcionar sin motor, todos ellos son respetuosos con el medio ambiente y no consumen energía eléctrica.

Cinta de correr curva

Dependiendo de nuestro presupuesto, tenemos cintas curvas de correr sin moto con sistema de inclinación manual o electrónico. Productos que requieren más o menos mantenimiento y lubricación, y casi todas las de mejor calidad de uso amateur tienen medidas y pesos similares. Por ello, si disponemos de una habitación extra en nuestra casa, puede ser el momento de convertirla en nuestra sala de correr y entrenar. Ni nuestros vecinos ni nosotros escucharemos el ruido del motor y, además, algunos modelos cuentan con sistema de absorción de impactos, lo que las hace más silenciosas todavía. Y tú, ¿qué opinas de estas cintas?

Sin comentarios

Añadir un comentario