Ejercicios de movilidad de cadera

Movilidad de cadera. Todo lo que debes saber

Una deficiente movilidad de cadera puede ocasionar a menudo problemas importantes en la salud. Tanto el sedentarismo como una mala praxis en la realización de ejercicios pueden acabar haciendo que nuestro cuerpo sufra una disfunción en su rango de movimientos. Problemas de lumbalgia, muslo, ingle o rodilla son algunas de sus consecuencias. En cualquier caso, con los ejercicios adecuados y la suficiente dedicación podemos fortalecer esta zona del cuerpo para que el hueso y las articulaciones se vean protegidas y fortalecidas por el músculo que lo recubre.

Ejercicios para mejorar la movilidad de cadera

Antes de nada, debemos decir que los estiramientos antes y después de entrenar además de ayudarnos a prevenir posibles lesiones, nos ayudarán también a preparar el músculo y manejar los niveles de estrés sobre el mismo después del entrenamiento. Dicho esto, ¡empezamos!

Puente de glúteos

Este es un ejercicio muy bueno y sencillo que fortalecerá tus músculos isquiotibiales, femorales y glúteos. Consiste en tumbarse en el suelo boca arriba con las piernas flexionadas en un ángulo de 45 grados aproximadamente y levantar la pelvis hacia el techo comprimiendo los glúteos hasta que no podamos seguir subiendo. Repetiremos el proceso hasta completar un número aceptable de repeticiones. Para avanzar en nivel, solo tendremos que incorporar peso encima del abdomen y subir con ello sin que caiga.

Abducción y aducción

Consiste en mover la pierna de manera recta hacia los laterales, ya sea desde dentro hacia afuera (abducción) o desde fuera hacia adentro (aducción). La forma más precisa de hacerlo es de pie y empujando una resistencia de peso (máquina de poleas o una goma flexible), pero también se puede hacer sentado en máquinas de gimnasio específicas para este ejercicio. Con ambos ejercicios trabajarás buena parte de tu musculatura especialmente los aductores.

La sentadilla del arquero

Este es un excelente ejercicio de movilidad de cadera, puesto que, a diferencia de la sentadilla tradicional, en lugar de trabajar toda la pierna nos centraremos en la musculatura que rodea especialmente a la cadera y facilitaremos su apertura y movimiento.

El ejercicio consiste en estar colocado de pie con las piernas abiertas en unos 65 grados y bajar hacia un lado flexionando la rodilla casi hasta llegar al suelo y con la otra estirada. No levantamos y repetiremos la operación hacia la otra pierna.

En conclusión, estos ejercicios de fácil ejecución y pocos recursos, te ayudarán a fortalecer esta zona y prevenir posibles problemas de movilidad de cadera, tanto si eres una persona sedentaria, como de un nivel deportivo avanzado. Tan solo bastará con unos pocos minutos de dedicación al día para ganar en calidad de vida y bienestar. Si tú eres uno de los que opina como nosotros, ¡déjanos tu comentario!

Sin comentarios

Añadir un comentario