zancadas

Zancadas para principiantes

Las zancadas son uno de los ejercicios más básicos que existen. Son ideales para empezar a adentrarte en el mundo del deporte y el fitness.

Si haces deporte con frecuencia, sabrás cómo se realizan, pero es posible que cometas algún error en alguno de los pasos sin darte cuenta. En este artículo, te detallamos a continuación la manera correcta de realizar una zancada.

¿Cómo se hacen las zancadas?

Con esta actividad, y sin necesidad de ningún material adicional, podrás trabajar varios músculos de tu cuerpo a la vez. No es importante que seas una persona avezada en el mundo del deporte o que quieras dar tus primeros pasos en el mismo. Las zancadas se amoldan a todo tipo de persona y son muy útiles en cualquiera de los casos.

Aunque la explicación de la zancada de primeras pueda parecer confusa, no hay que preocuparse. En la práctica, es un ejercicio muy fácil de realizar y que no entraña grandes dificultades. Ni siquiera para los que suelan hacer una actividad física muy reducida.

Empezaremos de pie y separaremos ligeramente nuestras piernas. Inspiraremos y mantendremos el aire dentro de nuestros pulmones a la vez que avanzamos con una de nuestras piernas, manteniendo nuestro cuerpo recto. El movimiento es similar a cuando queremos dar un paso, pero sin llegar a avanzar. Nos limitamos a adelantar una pierna dejando la otra atrás y el tren superior recto.

Poco a poco, doblaremos la pierna que tenemos adelantada en un gesto muy parecido al que haríamos si nos quisiéramos agachar. A su vez, la pierna que quedó atrás debe descender hasta que la rodilla esté a punto de tocar el suelo. Nunca debemos dejar que llegue a tocarlo, pues estaríamos cometiendo uno de los errores más comunes en la realización de la zancada y podría ser perjudicial para la salud de nuestros músculos al estar forzando demasiado la postura.

Nos mantendremos un instante aquí y, a la vez que espiramos dejando escapar el aire de nuestros pulmones, regresaremos a la posición original.

Haremos varias repeticiones de este ejercicio en función de nuestra condición física u el objetivo que tengamos marcado. En el caso de que ya tengamos amplia experiencia o resistencia en esta actividad podremos aumentar su dificultad, añadiendo unas pesas que sostendremos en nuestras manos. Las mancuernas que utilicemos han de ser del mismo peso para no estar descompensados.

Aunque has de saber que esto no es estrictamente necesario, pues el propio peso de nuestro cuerpo debería exigirnos ya un esfuerzo considerable.

Estos son los pasos a seguir para que puedas hacer una zancada como mandan los cánones y sin ningún riesgo para tus articulaciones. Si te ha gustado este artículo acerca de las zancadas o te ha resultado útil, no dudes en hacérnoslo saber.

Sin comentarios

Añadir un comentario