Afecciones cardíacas en deportistas

Afecciones cardíacas en deportistas.

Desde hace varios años, venimos observando cómo aumentan las afecciones cardíacas en deportistas. Aunque en principio parece algo muy sorprendente, es necesario tener en cuenta que estas personas llevan sus organismos al límite. Esto, a la vez que les hace estar físicamente mejor preparados, también los expone a sufrir algún tipo de problema cardiovascular.

De hecho, el conocido como corazón de atleta o de deportista es aquel que, a consecuencia de la práctica deportiva, se dilata, se hace más grande y late más despacio cuando está en reposo. Pero en algunos casos, por alguna predisposición genética o una enfermedad ya existente, pueden tener afecciones cardiológicas graves.

Tipos de afecciones cardíacas

Las afecciones cardíacas en deportistas es posible clasificarlas de la siguiente manera: agudas o crónicas.

Afecciones agudas

Ocurren de manera brusca. La más conocida es la muerte súbita del deportista, que suele darse en personas con enfermedades preexistentes, por lo que es posible evitarla si se detecta a tiempo el problema.

Otra menos conocida es la insuficiencia cardíaca aguda. En este caso, el corazón se agota y falla en la contracción, por lo que no bombea sangre como debería hacerlo.

Afecciones crónicas

Ante un esfuerzo sostenido e intenso, la lesión del tejido muscular, en vez de a la recuperación del músculo, puede llevar a su reemplazo por una cicatriz. Esto puede ser un sustrato para sufrir futuras arritmias.

La fibrilación auricular (pérdida del ritmo normal del corazón), es un tipo de arritmia que aumenta las posibilidades de accidente cerebrovascular y fallo cardíaco.

Por último, la aterosclerosis (depósito de colesterol y calcio en la pared de la arteria) resulta una enfermedad compleja en la que los factores de riesgo cardiovascular más conocidos son la hipertensión, el colesterol alto, el tabaquismo y la diabetes.

Afecciones cardíacas en deportistas

¿Es necesario que un deportista abandone la actividad física por completo?

La respuesta es no. El ejercicio de alto rendimiento supone un modo de realización personal para muchas de estas personas. Si abandonan la actividad física por completo, pueden pasarlo bastante mal a nivel psicológico y físico, ya que su organismo no está acostumbrado a ese modo de vida.

Una vez que se detecta algún tipo de problema cardiovascular, es necesario asumirlo y reducir los riesgos con controles médicos adecuados y completos. Si esto se lleva a cabo, el deportista podrá comenzar a practicar la actividad física que le recomiende su doctor y, de manera progresiva, ir evolucionando poco a poco.

En definitiva, y por desgracia, las afecciones cardíacas en deportistas son más comunes de lo que pensamos. Es necesario realizar evaluaciones periódicas para saber cómo se encuentra este músculo tan importante. En el caso de que surja algún problema, el deportista podrá seguir practicando actividad física siempre bajo las recomendaciones y supervisión de su doctor. ¿Has sufrido algún tipo de problema cardiovascular? Déjanos tu experiencia en los comentarios.

Sin comentarios

Añadir un comentario