ayuno intermitente y entrenamiento

Como hacer ayuno intermitente si entrenas en la mañana

El ayuno intermitente es una buena opción para aquellas personas que practican algún deporte. A continuación, explicamos cómo podemos realizar esta práctica para que no tengamos ningún problema.

Cómo hacer ayuno intermitente si entrenamos en la mañana

En primer lugar, es fundamental que tengamos presente que el ayuno ha de tener una función de mejorar nuestro rendimiento deportivo o perder peso a medio plazo. No en vano, hemos de considerar que este aspecto ha de ser útil porque, de lo contrario, no tiene mucho sentido. Si no sucede esto, es desaconsejable que nos metamos en este tipo de aventuras porque saldremos perdiendo y nuestro organismo se puede resentir.

Otro elemento importante es que el ayuno puede valer para personas que estén bien de salud o que tengan sobrepeso, pero deberíamos pensarnos mucho si nos interesa en caso de cualquier tipo de problema nutricional. Al final, se trata de ganar con esta práctica, no de perder.

Las ventajas para la salud de ayunar para el entrenamiento

Aunque hay quien piensa que el ayuno es perjudicial per se, lo cierto es que para los entrenamientos matutinos puede ser beneficioso. Los receptores de glucosa funcionan mejor y, lo que es más importante, se facilita la metabolización de la proteína P70s6k.

Por otra parte, hay que recordar que una ingesta pequeña de grasas también contribuye a que el entrenamiento matutino sea provechoso. A la larga, el resultado es que podemos aumentar nuestro rendimiento en pequeños recorridos si seguimos las pautas necesarias.

Eso sí, es recomendable que seamos razonables con nuestro ayuno porque se trata de mejorar nuestra salud, no de empeorarla. Si notamos la necesidad de comer, no debemos forzar la situación. Lo cierto es que cada metabolismo responde de forma diferente, así que esta técnica partirá de un autoconocimiento de cuáles sus nuestras capacidades.

Horas de ayuno para mantener nuestra salud

El ayuno ideal nunca debería sobrepasar las 24 horas, porque esto genera problemas importantes en el organismo, sobre todo si no contamos con experiencia previa. Lo ideal es un ayuno de entre 12 y 16 horas si vamos a practicar deporte por la mañana, y eso se podría conseguir comiendo justo después del ejercicio y cenando temprano.

En cualquier caso, lo mejor es que modulemos cuál es nuestra capacidad de ayunar porque, de esta manera, nos evitaremos situaciones complicadas. La parte positiva es que podemos adaptar esta capacidad a lo que más necesitemos y, de esta forma, sacar el máximo rendimiento.

Cuáles son las dietas ideales

Si vamos a hacer deportes por la mañana, lo recomendable es que hagamos una cena rica en carbohidratos. Por lo tanto, introducir platos como la pasta o el pan son buenas opciones que, seguro, nos ayudarán a mantener una buena calidad de vida cuando hagamos un esfuerzo.

empezar a hacer ayuno intermitente

Otro aspecto que hemos de remarcar es que, para mantener un ayuno saludable, este ha de ser solo de sólidos. Los deportistas musulmanes que siguen el Ramadán suelen tener problemas porque su ayuno también es de líquidos. 

Sin comentarios

Añadir un comentario