Lesiones que se producen en la rodilla

Cómo evitar problemas de rodilla al hacer deporte

La rodilla es la articulación más grande de nuestro cuerpo, la que más sufre a lo largo de nuestras vidas al soportar la mayor parte del peso del cuerpo y es muy exigida al practicar deporte. Por lo tanto, si queremos cuidar la salud de nuestras rodillas al realizar ejercicio o desarrollar nuestras actividades, debemos darle la importancia que tienen y protegerla de posibles lesiones. No siempre le prestamos la atención que se merecen. Por ello, hoy contamos una serie de consejos para que sigan trabajando al cien por cien.

Cinco consejos para evitar lesiones en la rodilla al correr

1- Calentamiento antes del ejercicio

Preparamos a nuestro organismo para la actividad deportiva. Conseguimos elevar gradualmente el ritmo cardíaco, relajar la musculatura, mejorar los reflejos, aumentar el riego sanguíneo y el volumen de oxígeno que llega a nuestros músculos. Con estos beneficios, las articulaciones incrementan la flexibilidad disminuyendo el riesgo de lesiones

Las rodillas acusan la falta de calentamiento. Sería conveniente que el calentamiento incluyese ejercicios de estiramientos específicos de rodilla, así conseguimos reducir aún más el riesgo de lesiones. En estos ejercicios se debe aumentar la intensidad progresivamente. 

2- Fortalece tus rodillas

Tonificando los músculos que rodean las rodillas (flexores y extensores), se está protegiendo la articulación, ya que se libera de esfuerzo al aumentar la capacidad de carga de la musculatura.Debemos realizar ejercicios que aumenten la estabilización de la rodilla. Una de las mejores formas de hacerlo es conseguir la contracción muscular sin que haya movimiento de la articulación, es decir, trabajo isométrico. Uno de los ejercicios más básicos y utilizados son las contracciones isométricas de cuádriceps.

3- Correcta elección del calzado

La forma en que nuestros pies "impactan" en el suelo repercute en las rodillas. Primero, debemos saber qué tipo de pisada tenemos: pronador, supinador o neutro. Después, hay que elegir unas zapatillas con buena amortiguación y estabilidad.

4- Técnica de carrera

Fase de impacto, apoyo, despegue y vuelo. Éstas son las fases por las que pasa nuestra pisada. No realizar alguna de ellas, o todas, de la forma correcta, repercute enormemente en nuestras rodillas. Podemos grabarnos e intentar corregir, o acudir a un profesional que nos realice un estudio de pisada.

5- Evita el sobreentrenamiento y la sobrealimentación

Tan importante como el entrenamiento son los tiempos de descanso. Si se nota dolor, hay que parar, nunca forzar. Igualmente, nuestras rodillas sufrirán en exceso cuanto mayor sea nuestro peso corporal. Presta atención a las dietas, deben ser equilibradas, evita el sobrepeso y, tras consultar al especialista, puedes usar suplementos de colágeno para mantenerlas sanas.

Recuerda, para mantener la salud de nuestras rodillas, el entrenamiento debe ser el adecuado, deporte provechoso, sin excesos ni dolor y cuida tus dietas para no darle más trabajo del necesario a estas complejas articulaciones. Y tú, ¿qué prácticas sigues y cuáles añadirías?

errores y lesiones al correr

Añadir un comentario