Meditar al aire libre

¿Por qué debes meditar al aire libre?

¿Has descubierto ya las ventajas de la meditación? Pues nosotros tenemos más. No es lo mismo meditar al aire libre que entre cuatro paredes. Te lo contamos a continuación.

Las ventajas de meditar al aire libre

Seguro que ya te habrás dado cuenta de que, a la hora de meditar, el lugar importa. Pues bien, te decimos por qué preferirás que sea al aire libre.

Para tu serenidad

Observar la naturaleza es algo sumamente beneficioso, tanto que, si estás preocupado por algún problema, verás que lo enfocas de otra manera, como por arte de magia, tras oír el canto de los pájaros, sentir el viento, ver el color del atardecer... y es que meditar al aire libre es una explosión de sentidos que no tendrás en casa ni en la mejor pantalla del mundo.

Para tu alerta

¿Cómo? ¿Tranquilidad y alerta al mismo tiempo? Sí, el contacto con el exterior aumenta nuestra capacidad de atención y concentración. Es necesario recibir estímulos, no solo de la naturaleza, sino también del sonido del tráfico o la voz de las personas al pasar.

Meditar al aire libre

Encontrarás nuevas oportunidades

A nadie le toca la lotería si no juega. No significa que aproveches tu salida para jugar a juegos de azar. Algo tan simple como salir puede hacer que conozcas a alguien importante, encuentres algo que solucione tus problemas... ¡aprovéchalo!

Salud

Es muy saludable estar en contacto con la luz natural del sol (la mejor fuente de vitamina D) y el aire fresco. Y, como ya sabes, mente sana en cuerpo sano, así que... ¿por qué no disfrutar de ambas cosas al mismo tiempo? Salud mental y física. Nada como meditar en exteriores, en contacto con la naturaleza.

Así que te proponemos meditar al aire libre y ser consciente de todo esto y más... ya lo verás, ¡va a tener efectos positivos en tu vida! Déjanos tus dudas y experiencia.

Sin comentarios

Añadir un comentario