contractura muscular

¿Contractura muscular? Todo lo que debes hacer

Una de las lesiones más frecuentes a las que nos exponemos durante el entrenamiento es la contractura muscular. Seguro que, por desgracia, en alguna ocasión habrás experimentado la desagradable y dolorosa sensación de agarrotamiento por medio de la cual uno o varios de nuestros músculos dicen basta.

El funcionamiento normal de nuestros músculos se basa, precisamente, en la capacidad de las fibras musculares para contraerse. Si dicho movimiento de contracción se prolonga en el tiempo de forma dolorosa, entonces nos enfrentamos a un problema.

Qué causa estas lesiones

Conocer el funcionamiento del músculo nos permite comprender mejor las posibles causas de esta lesión, prevenirlas y abordar su tratamiento en caso de que aparezcan.

En primer lugar, puede aparecer por un insuficiente calentamiento antes del ejercicio. Las fibras musculares sufren un sobreesfuerzo repentino, percibiendo una carga determinada como mucho mayor de lo que realmente es y provocando su colapso. Los cambios rápidos de temperatura también pueden producir contracciones involuntarias del músculo.

Los traumatismos musculares son causa de contracturas de forma inmediata, siendo el reposo la primera medida que debemos tomar. Hay que tener en cuenta también que una mala postura continuada ya sea en reposo o durante el ejercicio puede dar lugar a esta lesión.

Prevención

Calentar los músculos de forma adecuada, así como la realización de ejercicios de estiramiento específicos para las zonas que vayamos a entrenar, son acciones imprescindibles para evitar las contracturas, así como otro tipo de lesiones. Aunque parezca obvio, conocer nuestras limitaciones a la hora de hacer deporte nos evitará muchos disgustos.

Una correcta higiene postural, tanto en el deporte como en nuestra vida diaria, también es imprescindible. Por último, una buena alimentación puede también ser de gran ayuda: Mantener una correcta hidratación, el equilibrio de sales en nuestro cuerpo, así como el aporte de glucógeno al músculo antes de cada entrenamiento son acciones preventivas a tener en cuenta.

Tanto las acciones de prevención como los remedios disponibles varían en función de los grupos musculares afectados: No se afronta de la misma forma una lesión en el gemelo o en el bíceps que en la zona lumbar.

contractura muscular

Tratamiento

Si finalmente no hemos podido evitar esta patología muscular, hay una diversidad de remedios a nuestra disposición que varían en función su gravedad y del músculo afectado. Pueden ser:

  1. Aplicar calor y poner en reposo el músculo afectado.
  2. Realizar estiramientos controlados y masajes por parte de un profesional.
  3. Utilizar medicación específica en forma de antiinflamatorios o relajantes musculares puede ayudar a una recuperación más rápida, siempre bajo supervisión médica.
  4. En los casos más graves , podría llegar a ser necesaria la cirugía.

Si has sufrido alguna vez una contractura muscular, nos encantará conocer tu opinión y que compartas con nosotros tu experiencia.

Sin comentarios

Añadir un comentario