ayuno OMAD en que consiste

¿Qué es la dieta del ayuno OMAD y por qué es perjudicial para la salud?

La dieta omad ha surgido como una estrategia para bajar rápidamente de peso. Indudablemente, rebajar unos kilos para verse y, en definitiva sentirse, mejor, es algo que persigue a muchas personas. No obstante, también es común hacerlo sin entender del todo las implicaciones y consecuencias que conlleva. 

Algunos regímenes, bajo la apariencia de ser beneficiosos, pueden resultar altamente perjudiciales para la salud. Es el caso de una de las últimas novedades que han aparecido en el mundo de la alimentación: la llamada dieta del ayuno OMAD

¿Qué es la dieta del ayuno OMAD?

Las iniciales OMAD son las primeras letras en inglés de una comida al día. Y, efectivamente, en eso consiste básicamente esta dieta: comer una vez cada 24 horas y hacer ayuno el resto del tiempo. En ese periodo solo pueden tomarse bebidas sin calorías o café solo. Pero, además, este régimen tiene otras particularidades.

De hecho, su gran atractivo reside en que no limita ningún alimento. Se puede comer de todo. No obstante, se supone que para ajustar las cantidades, debe tomarse esta comida en un plato de 28 centímetros de diámetro, y su contenido dentro del mismo no puede superar los 7,6 centímetros de altura.

Otro punto esencial de esta dieta es que se debe comer siempre dentro de una horquilla de cuatro horas. Por ejemplo, si el primer día se toma la comida a las 10 de la mañana, los restantes debe hacerse entre las 8 y las 12 o entre las 10 y las 14.

Lógicamente, como sucede con cualquier otra dieta de ayuno, con la OMAD se pierde peso. Y más aún si se acompaña de ejercicio físico. Sin embargo, esta combinación de ayuno y deporte tampoco es recomendable. Ayuno omad

No se trata de comer lo que sea

Hay quienes sugieren que una de las ventajas de esta dieta radica en la libertad que permite cuando se puede comer. No obstante, es precisamente por basarse en una sola comida al día, que se debe tener especial cuidado de ingerir los alimentos más nutritivos posibles , es decir, aquellos que sean ricos en vitaminas y minerales.

Pasar 23 horas sin comer para después pretender alimentarse con una pizza precocinada no es la mejor alternativa, sin importar lo práctico que resulte. Si bien se trata de un ejemplo exagerado, que no imposible, lo más adecuado sería incluir en esa única ingesta los alimentos con mayor aporte nutricional.

Mucho mejor resultado traería, por ejemplo, romper el ayuno con una ensalada de aguacate y otros vegetales, e incluir huevos y carne, pollo y pescado para la proteína. Luego, se puede terminar la comida con algo de fruta.

Ayunar con moderación

Queda claro que el principio detrás de la dieta omad es el de pasar varias horas sin ingerir alimentos, lo cual no es otra cosa que ayunar. De hecho, el ayuno intermitente consiste en reducir las horas, o ventana de alimentación, con el fin de pasar una mayor parte del día sin ingerir ningún tipo de comida.

El fasting, como se le conoce en inglés, propone varios modelos para ayunar, en los cuales varía la ventana de alimentación. Uno de los más practicados es el de 16 horas sin comer y 8 de alimentación (16:8). Sin embargo, no se trata de una fórmula única, puede ser 14:10 o 18:6. Lo ventajoso es que permite ayunar de forma gradual y detenerse donde sea más cómodo para quien lo practique.

Con esto se podrán repartir dos comidas en ese tiempo, en las cuales habrá una mayor variedad y será mucho más sencillo cubrir todas las necesidades nutricionales del cuerpo humano. De esta manera, también se pueden alcanzar todas las cosas positivas de la dieta omad con un ayuno menos extenso, como es la pérdida de peso, la reducción de los niveles de insulina y de la inflamación.

Asimismo, se podrán mantener los niveles de energía necesarios para practicar actividades deportivas de media y alta intensidad sin ningún tipo de problema. No obstante, es relevante recalcar que, independientemente del tipo de ayuno o dieta que se practique, el éxito de esta dependerá en gran medida de una alimentación correcta y balanceada.

Perjuicios de la dieta OMAD tanto si se hace deporte como si no se practica

La inmensa mayoría de expertos están de acuerdo en que esta dieta es perjudicial para la salud. En primer lugar, opinan que tantas horas de ayuno podría conducir a episodios de bulimia y a otros desórdenes alimenticios.

Además, la falta de nutrientes durante tanto tiempo puede generar problemas como debilidad o fatiga, temblores, pérdida muscular e incluso irritabilidad y confusión mental. En sentido inverso, comer una sola vez de manera copiosa puede provocar trastornos digestivos tales como hinchazón, gases o reflujo de ácidos.

De la misma manera, este tipo de dietas que se basan en ayunar producen trastornos hormonales. En el hombre se genera un descenso de testosterona y en la mujer los ciclos menstruales se hacen irregulares.

Por otra parte, hacer una sola comida al día, por muy completa que sea esta, conduce muchas veces a falta de vitaminas u otros minerales básicos para el organismo.

A muchas personas que hacen tres o cinco comidas al día les cuesta trabajo combinar proteínas, fibra y otros nutrientes básicos. Por tanto, mucho más difícil les resultará hacerlo en una sola ingesta diaria de alimentos. Por tanto, la OMAD puede dar lugar a serias deficiencias nutricionales. Y, de no corregirse estas, existe el riesgo de padecer enfermedades graves.

En conclusión, las dietas de ayuno como la OMAD son claramente perjudiciales para la salud. Y ello se hace aún más evidente en personas que practican deporte. Para adelgazar, es mucho más sano comer de todo con moderación y hacer ejercicio físico con regularidad. Por tanto, no te propongas hacerla. Ayuno omad

Sin comentarios

Añadir un comentario