entrenamiento running en invierno como motivarse

Disfruta más tu entrenamiento running en invierno con estos consejos

Días muy cortos y poca luz; fríos intensos; altas diferencias de temperatura entre las zonas de sol y las de sombra; humedad, lluvia, viento y hielos. Estas son solo algunas de las condiciones con las que nos encontramos en el momento de hacer deporte en invierno. Vistas así, en frío, animan poco a salir a correr.

Sien embargo, el runner no puede parar su entrenamiento ni unos días ni mucho menos unos meses. La primavera es la época en que despiertan las carreras de medio y largo recorrido y el cuerpo debe estar en perfecta forma. Por eso vamos a darte algunos consejos para tu entrenamiento invernal.

Cuida tu salud con un buen equipamiento

Por encima de cualquier cosa está tu salud y el equipamiento en invierno ha de cuidarla. La posibilidad de sufrir un enfriamiento es alta. Esto puede provocarte enfermar o una lesión, ya que los músculos tardan más en adquirir la temperatura óptima y se enfrían con gran rapidez.

El 80% de la temperatura corporal se pierde por los pies y por la cabeza y las principales sensaciones térmicas de frio o calor se perciben por las manos. Debido a esto, es imprescindible que utilices unos buenos calcetines térmicos, un buen gorro y guantes. Si además de proporcionarte calor son impermeables mucho mejor.

Mantenerte seco es fundamental y es conveniente que lleves un juego de calcetines de repuesto o finalizar el entrenamiento en un lugar donde puedas ducharte y cambiarte. En casa o en tu gimnasio.disfruta más tu entrenamiento de running

Realiza tu entrenamiento en compañía

Mantener la motivación es imprescindible frente a las rutinas de ejercicio en condiciones adversas. Un buen truco para evitar perderla y volverte a casa abandonado es entrenar con un compañero o, preferiblemente, un grupo.

Si lo haces de esta forma el proseguir de uno hará que los demás no abandonen y, de la misma manera, tú te beneficiarás de este compromiso con los compañeros.

Corre contra el viento

Iniciar el recorrido contra la adversidad del viento es lo más adecuado. Es cuando más fuerza y energía tienes y la posibilidad de que penetre tu ropa y te enfríe es menor. Además volverás con él a la espalda cuando tu resistencia ya disminuye.

Vigila especialmente las dietas

Aunque puedas tener la sensación de un menor consumo de calorías o de que tus necesidades de hidratación son inferiores, no es cierto. Debes procurar vigilar tus dietas adecuadamente y mantener la hidratación habitual. Es muy frecuente que con la indumentaria adecuada aumente tu sudoración y con ella la pérdida de líquidos.

Prolonga tu calentamiento

Los ejercicios de calentamiento antes del entrenamiento y los de relajación cuando acabas son, en este tiempo frio, fundamentales para evitar lesiones. Debes poner especial atención a ellos y hacerlos más progresivos.

Evita siempre tras entrenar una parada inmediata, ya que la pérdida de temperatura corporal puede ser muy precipitada enfriando, además, el sudor sobre tu cuerpo.

Nos gustaría saber qué haces tú para mejorar el entrenamiento de tu deporte en invierno. Déjanos tu comentario en unas líneas. disfruta más tu entrenamiento de running 

Sin comentarios

Añadir un comentario