El deporte se puede compaginar con el padecimiento de un resfriado

Si debido a nuestro estilo de vida necesitamos practicar deporte para no descuidar nuestro entrenamiento, un resfriado no debería de suponer impedimentos para nuestra actividad física. Aunque a las personas con un rimo de vida sendentario o pasivo se les recomienda mantener reposo, la verdad es que existen diversas prácticas deportivas que nos mantendrán activos sin perjudicar nuestra salud.

Advertencias previas

Si tus síntomas no son graves, como los del resfriado común, congestión nasal o la molesta irritación de garganta, no encontrarás demasiados problemas a la hora de practicar deporte con mesura.

Recuerda que si tus condiciones no son las óptimas, deberás extremar las precauciones. Por ello, es en este momento cuando la indumentaria cobra mayor importancia. Lo mejor es utilizar prendas que ayuden a mantener el calor y despedir el sudor corporal, es decir, las que son denominadas como transpirables. En época invernal, tanto el gorro como la braga serán tus mejores bazas para combatir las dolencias.

Ejercicios para el entrenamiento estando enfermo

Caminar, bueno para la salud

Caminar es una de las modalidades deportivas más practicadas del mundo, bien por su facilidad para practicarla o bien por sus beneficios físicos. Es una actividad que mantiene en forma nuestro estado físico sin exceder en desgastes. De este modo, es altamente recomendable caminar cuando nos encontramos enfermos, ya que, de por sí, un resfriado puede dejarnos con el depósito de energías casi al mínimo.

Otros ejercicios, en cambio, pueden requerir demasiado esfuerzo, lo que puede ocasionar molestias y lesiones. Nosotros recomendamos una caminata breve, de unos 20 minutos aproximadamente, eso sí, a un buen ritmo. Ayuda a mejorar también la salud.

Salir a correr

Otro ejercicio rudimentario y recurrente es salir a correr. Dependiendo de la gravedad de tu estado, no debería suponerte problemas la práctica del running, siempre y cuando no sientas mareos. Recuerda evaluar tu estado para no afrontar peligrosos sobreesfuerzos, si no podría ser un factor de riesgo para la salud.

La tranquilidad del yoga

Si el tiempo atmosférico no invita a salir, más encontrándose en mal estado de salud, lo mejor sería elegir una modalidad de gimnasia que pueda practicarse en el interior del hogar. El yoga cumple a la perfección con esta función. Además, gracias a la calma y la paz interior que otorga, los beneficios de su práctica cumplirán una función terapéutica que es agradecida por el organismo.

En pleno siglo XXI no es complicado iniciarse en esta disciplina, ya que existen infinidad de vídeos explicativos en las plataformas de Internet.

La importancia de la dieta

Las dietas, como ya sabrás, son tan importantes para la preparación deportiva como los estiramientos. Así que recuerda alimentarte correctamente para luego poder desplegar sin problemas todas las energías que obtengas.

Por supuesto, siempre es aconsejable visitar a nutricionistas expertos en ciencias de la actividad física y del deporte para que tutoricen las ingestas con el afán de optimizar tus horas de sacrificio deportivo.

¿Seguís pensando que es imposible compaginar el deporte con un molesto resfriado? Nosotros, desde luego, pensamos que no, siempre y cuando se tomen las precauciones adecuadas. ¡Ahora queremos saber vuestra opinión!

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

 he leído y acepto la RGPD