esquí acuático

Empezar en el esquí acuático no es tan difícil como puedas pensar

No cabe duda de que el esquí acuático es uno de los deportes más sugerentes que puedes practicar. Sin embargo, requiere de unas pautas para poder satisfacer este deseo tuyo. Consiste en ir agarrado a una cuerda, sobre uno o dos esquís, mientras te deslizas por el agua. Además, irás tirado por una lancha motora que se desplazará a una velocidad que oscila entre 50 y 60 kilómetros por hora.

Esquí acuático: adoptar las posturas más seguras

Podrás comprobar que no es una actividad tan compleja como puedes creer desde un principio. Si tienes ganas de disfrutarla, tienes una oportunidad única para adentrarte en esta sugerente actividad. Eso sí, deberás tener en cuenta que, en este deporte acuático, una de sus dificultades a sortear serán las olas. De todas las formas, con un aprendizaje subsanarás esta dificultad al inicio de su práctica. En este sentido, nada mejor que comenzar en un lago o un día muy tranquilo en el mar. Así, las olas no supondrán un obstáculo para llevar a cabo esta actividad.

Para satisfacer a esta afición deberás adquirir unos hábitos que te permitan obtener confianza y puedas avanzar en los entrenamientos. Es muy útil que, una vez que estés en el mar, detrás de la motora, tomes una posición cómoda como, por ejemplo, sentado. Mantén esta postura durante el mayor espacio de tiempo. También es importante que tus esquís estén estabilizados durante el trayecto. Otro de los trucos que te ayudarán a familiarizarte con este deporte consiste en que mantengas casi siempre las rodillas dobladas. El objetivo de este comportamiento es que, poco a poco, te ayude a superar el bache de las olas.

esquí acuático

También puede ser de gran utilidad, para tus intereses deportivos, el hecho de que no debes tratar de inclinarte durante la carrera. No en vano, esta es una de las mejores estrategias para evitar una caída al agua. En este sentido, siempre da muy buenos resultados iniciar tus prácticas desde el agua, y no tratando de esquiar desde fuera del muelle que está reservado a los deportistas con mayor experiencia. A su vez, deberás estar muy relajado para poder coordinar todos los movimientos y así generar una mayor estabilidad.

Y por supuesto, no te olvides de llevar el material y equipo necesario para realizar el esquí acuático con plenas garantías y seguridad. Por ejemplo, recuerda contar con bañador y una camiseta de licra o un traje de neopreno. Por otra parte, es muy recomendable que lleves también un chaleco salvavidas homologado. Del mismo modo, contar con una buena condición física y equilibrio te permitirá conseguir los mejores resultados. Son muchos los alicientes que tienes como para no resistirte a su práctica, ya que combina la espectacularidad y la coordinación de tus movimientos. ¿Estás interesado? Deja un comentario, y cuéntanos tus impresiones.

Sin comentarios

Añadir un comentario