Periostitis

Todo sobre la periostitis

La periostitis es una dolencia en la tibia que se presenta como una inflamación de la membrana externa de este hueso de la pierna. Si bien se trata de una afección que suelen padecer habitualmente los corredores por someter a mucho esfuerzo las extremidades inferiores, no es exclusiva de estos. Es decir, puede ser causada por otros factores. Como por ejemplo usar un calzado inapropiado, estar durante mucho tiempo en pie o incluso permanecer excesivo tiempo al mando del volante.

Sea cual sea el origen de la periostitis, este episodio genera una serie de síntomas que son muy reconocibles por el propio paciente. Uno de los más relevantes es el que dolor que se produce en la zona, generalmente en el momento en que se pretende correr. A la vez, esta molestia va progresando poco a poco y llega a provocar una sensible alteración en la mecánica de la zancada. También, y en algunos casos, el aviso procede simplemente de una indisposición al andar que indica que se producido la inflamación. Por eso te aconsejamos que te pongas en manos de un fisioterapeuta para tratar este tipo de lesiones.

Causas y tratamiento de esta inflamación

Las causas por la que aparece esta afección son variadas. Entre ellas, destacan las dos que vamos a mencionar a continuación. Un entrenamiento en superficies de especial dureza es una de ellas. Al igual que la falta de preparación para llevar a cabo una actividad física como el running. Ambos errores, al final, repercuten en la parte de la tibia.

En cualquiera de los casos, cuando se produce es totalmente recomendable guardar reposo , al menos durante la fase aguda del proceso que dura unos días. Esta medida puede ir acompañada de la aplicación de una bolsa de hielo durante algunos minutos cuando se sienta dolor.

Otro de los aspectos más importantes de esta enfermedad es su tratamiento, para el cual una técnica que siempre se ha mostrado muy eficaz es la basada en terapias físicas. Entre estas, la estimulación, el hidromasaje y por supuesto las sesiones de fisioterapia focalizadas en la zona afectada.

Periostitis

Por otra parte, los estiramientos suaves en los gemelos se han constituido como otra de las opciones para acabar con la periostitis o minimizar sus dolorosos efectos. Pueden ir acompañados de ejercicios no muy intensos como, por ejemplo, la elevación de los talones con la pierna afectada doblada. Y, por supuesto, nunca debe faltar la búsqueda de un calzado que sea adecuado y no tense la membrana externa de la tibia.

Por tanto, la periostitis es una dolencia que, si no es tratada a tiempo, puede crear más de un problema en la movilidad. De hecho, lo más eficaz es acudir a un médico especialista en traumatología como el Doctor Romero, traumatólogo en Cádiz especializado en lesiones deportivas. 

Sin comentarios

Añadir un comentario