Estiramientos estáticos vs estiramientos dinámicos

Estirar es un proceso clave antes y después de realizar cualquier tipo de entrenamiento o deporte. No obstante, la mayoría de los usuarios desconocen cuáles son las diferencias y las similitudes entre los estiramientos estáticos y los estiramientos dinámicos. A lo largo de esta entrada comentaremos sus principales características, ¡sigue leyendo con nosotros!

Estiramientos estáticos

Los estiramientos estáticos son aquellos en los que el propio deportista estira el músculo hasta el límite de lo confortable. El músculo parte de una situación de reposo hasta una posición determinada de tensión. La postura se mantiene durante aproximadamente treinta segundos.

Esta modalidad de estiramiento conlleva un gasto energético menor que en los dinámicos. Son movimientos lentos y en reposo, los cuales consiguen aumentar la circulación de la sangre y la sensación de fatiga.

De dos formas podemos realizar un estiramiento estático:

Estiramiento activo

Estiramos el lado antagonista de nuestros músculos hasta la tensión, sin la necesidad de ningún apoyo externo. Como realizamos la tensión nosotros mismos, estos estiramientos son denominados activos.

Estiramiento pasivo

Por el contrario, los estiramientos estáticos también pueden ser pasivos. Estiramos los músculos utilizando una forma externa, la cual será la encargada de alcanzar el punto de tensión. La fuerza externa puede ser tanto un compañero como algún componente de apoyo (pared, asiento, etc...).

Estiramientos dinámicos

El estiramiento cuyo propósito es elongar las fibras musculares mediante movimientos suaves y controlados, realizados activamente por parte del deportista, son los estiramientos denominados dinámicos. Su realización aumenta de forma exponencial ya que prepara al músculo para la actividad física inmediata.

Realización

Los músculos antagonistas son estirados mediante la repetición de contracciones de los músculos agonistas.

Los estiramientos más eficaces se corresponden con aquellos que utilizan saltos y balanceos, pero sin incidir en movimientos balísticos. Y es que los movimientos de rebote provocan lesiones cuando sobrepasan los límites de la tensión.

Cabe resaltar que estos estiramientos han de estar acompañados por un previo calentamiento. Estirar de forma dinámica es contraproducente cuando los músculos están fríos, ya que provocan el conocido reflejo miotático de estiramiento. Una de las repercusiones negativas de un mal estiramiento es el acortamiento del músculo.

Diferencias entre estáticos y dinámicos

Pero, ¿en qué se diferencian realmente ambos estiramientos? Los estáticos son estiramientos que no mejoran el rendimiento muscular, sino que permiten tolerar mejor la incomodidad de producida por unos estiramientos más exigentes, como es el caso de los dinámicos. En cuanto a los estiramientos de carácter dinámico, aumentan la fuerza y flexibilidad muscular.

Ahora que ya conoces la diferencia entre los estiramientos dinámicos y los estiramientos estáticos, no tienes excusa para no practicarlos. Recuerda que estirar es fundamental para evitar lesiones y garantizar nuestro desempeño durante la práctica deportiva. ¡Procura cuidarte!

Sin comentarios

Añadir un comentario