Retención de líquidos

Evita la retención de líquidos con los siguientes consejos

Nuestro cuerpo está compuesto en su mayor parte de agua. Para ser más exactos, el 60 % de nuestro peso corporal es agua, la cual se distribuye entre líquido intracelular (es decir, el que está dentro de las células) y líquido extracelular (el que está fuera de las células). Si se produce una acumulación excesiva de líquido en nuestros tejidos, se produce lo que se conoce como retención de líquidos. Su nombre realmente es Edema.

Consejos para evitar la aparición de la retención de líquidos

Si notamos que nuestras piernas y tobillos se hinchan o que aumentamos de peso de manera difícil de explicar, es probable que estemos reteniendo líquidos. Otro síntoma puede ser que detectemos fóvea en nuestra piel (esto es, que se hunde cuando la presionamos con el dedo). También podría ser sintomático el aumento del perímetro abdominal. Para evitar que aparezca esta retención de líquidos, estos consejos pueden resultar de gran utilidad.

El principal consejo es reducir la cantidad de sodio que ingerimos, principalmente reduciendo el consumo de sal. Para regular el volumen celular, el sodio y el potasio son dos minerales que juegan un importante papel. Sin embargo, si el nivel de sodio en plasma se eleva de manera brusca, el agua sale de las células y se produce la indeseada retención de líquidos. Esto es algo que puede ocurrir, por ejemplo, por una excesiva ingesta de sal. Otros factores que pueden causarla son los problemas circulatorios, el aumento del sodio ingerido a diario, el padecimiento de enfermedades renales o hepáticas o la insuficiencia cardiaca congestiva.

Como hemos indicado, el sodio puede ser uno de los causantes, y es un mineral muy presente en la sal. Es importante tener en cuenta que la OMS recomienda, para los adultos, no sobrepasar los 5 mg de sal diarios. Así, también reduciremos la tensión arterial Del mismo modo, será menor el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular. Vemos, por tanto, que es muy importante seguir una dieta saludable para evitar estos problemas de salud.

Pero además de esto, también podemos evitarla mediante un aumento de los alimentos ricos en potasio que ingerimos cada día. Así pues, una dieta abundante en frutas y verduras nos ayudará a conseguir este objetivo.

Al margen de la alimentación, siempre será beneficioso apostar por un estilo de vida saludable. No pasar demasiado tiempo sentados y realizar ejercicio físico a diario también nos ayudarán a evitar la retención de líquidos.

Retención de líquidos

También es importante una buena hidratación diaria. Y, por último, permanecer algunos ratos del día con las piernas elevadas también nos beneficia en este sentido.

Como se ha podido comprobar, es relativamente sencillo evitar la retención de líquidos. Solamente hay que seguir estos consejos que, en definitiva, apuestan por un estilo de vida más saludable en todos los sentidos.

Sin comentarios

Añadir un comentario