Material de entrenamiento casero

Fabrica tu propio material de entrenamiento casero

Hay muchas razones por las que puedes decidir no apuntarte a un gimnasio. Desde el precio de la cuota mensual a la distancia desde tu casa al centro de entrenamiento, la pereza o incluso los horarios del trabajo. En los últimos tiempos, han aumentado las rutinas de ejercicios en multitudes de plataformas online . Con ellas puedes ponerte en forma sin la necesidad de salir de casa. Aunque puedes entrenar sin utilizar ningún material, queremos darte una serie de consejos para que puedas fabricar material de entrenamiento casero.

Cómo crear tu material de entrenamiento casero

  • Mancuernas con botellas: Puedes utilizar botellas vacías que tengas en casa para rellenarlas con arena o agua y entrenar. Si necesitas más peso, plantéate mezclar virutas de hierro con la arena e incluso utilizar materiales más densos como el cemento, por ejemplo. Si el agarre de las botellas de agua clásicas no te convence, también existen botellas específicas que simulan la forma de una mancuerna.
  • Saco de entrenamiento: Si tienes en casa una mochila de entrenamiento antigua que ya no utilizas, rellénala del material que quieras para añadirle peso. La ventaja de las mochilas es que suelen tener varias asas, como mínimo las centrales y la larga que se usa como bandolera. Puedes coserles tiras de nylon para tener distintos agarres.
  • Chaleco lastrado con mochilas: Añadir un peso extra a tu cuerpo para realizar ejercicios es una forma muy útil de progresar cuando entrenas en casa. Si no tienes un chaleco lastrado, puedes fabricar uno de la forma más sencilla posible con dos mochilas. Rellénalas con el peso necesario, regula correctamente los tirantes y colócate una en la espalda y otra en el pecho.
  • Balón medicinal: Coge una pelota de baloncesto vieja, sal gorda y un parche para reparar neumáticos. Haz una incisión pequeña en el balón, mete toda la sal y, después, ciérrala. ¿No sería mejor arena? La verdad es que no, porque podría salirse por las posibles fisuras que tuviese la pelota.
  • Barra de paralelas : Esta opción requiere una mínima inversión. Hay que comprar tubos de PVC, codos y pelotas de pádel. En Internet hay una multitud de vídeos que te enseñan el proceso de fabricación y te harán ahorrar una buena cantidad de dinero.
  • Barra de halterofilia: Es tan sencillo como utilizar un palo de escoba o de fregona. Puedes añadir peso en los extremos con unas garrafas de agua.

Como has visto, no hay ninguna excusa para no entrenar en casa. Estas han sido solo varias ideas sobre algunas creaciones de material de entrenamiento casero, pero puedes llegar tan lejos como tu imaginación te permita. Coméntanos tu método de entrenamiento casero y el material que utilizas para dar nuevas ideas. ¡Las añadiremos para nuestros lectores!

Sin comentarios

Añadir un comentario