ginecomastia

Ginecomastia: qué es y cómo combatirla con el ejercicio

El deporte es una actividad muy valiosa para la salud. No solo porque mantenerse en forma evita gran cantidad de problemas, como los cardiovasculares, sino también porque permite combatir patologías de muy diversos tipos. Una de ellas es la ginecomastia, a la que vamos a dedicar este post.

Qué es la ginecomastia

Es un agrandamiento patológico de las glándulas mamarias masculinas. No es, desde luego, un problema mortal o peligroso, pero acarrea negativas consecuencias estéticas que, a menudo, derivan en problemas psicológicos.

Está originada por un crecimiento excesivo del tejido de los senos, no por un aumento del tejido adiposo, aunque los efectos visuales que producen ambos casos pueden ser similares. Sin embargo, en la segunda opción las dietas y el entrenamiento contribuirán a medio plazo, si se hacen bien, a compensar el problema.

Los síntomas de la ginecomastia en la salud

Dado que se trata de un problema físico, sus síntomas son sencillos de identificar. El más claro es un evidente aumento en las glándulas mamarias del hombre, sea en las dos o en una de ellas.

Además, el paciente experimenta sensaciones diferentes en sus pechos, especialmente una mayor sensibilidad que puede derivar en un suave dolor en el pezón y su areola.

Solo en los casos más extremos, el afectado puede llegar a segregar leche a través del pezón.

Causas posibles

En la mayoría de los casos, los cambios y desajustes hormonales son los que provocan esta patología. El origen de los mismos es, a su vez, doble: sabemos que el consumo de fármacos y los cambios fisiológicos son sus principales causantes, sobre todo estos últimos.

De hecho, podemos encontrar estos cambios en tres etapas vitales: nada más nacer (por la exposición de los bebés a los estrógenos maternos a través de la placenta), en la pubertad (sobre todo entre los 13 y los 14 años, en cuyo caso suele desaparecer con el tiempo) y a partir de los 50 años, la cual suele ser permanente y difícil de solucionar.

Además, aunque la ginecomastia por fármacos no es demasiado frecuente, debemos tener en cuenta que puede producirse por consumo de medicamentos para tratar el cáncer, el VIH u otras enfermedades. Otra posibilidad es la aparición de este problema por consumo de esteroides anabolizantes, habitual en algunos jóvenes deportistas.

Deporte, dietas y otras soluciones de la ginecomastia

La solución final, cuando no queda otra alternativa, es la intervención quirúrgica, ya sea mediante cirugía plástica o estética. Es el tratamiento más eficaz y, en muchos casos, el único.

Sin embargo, apostar por la salud, el entrenamiento dirigido y las dietas adecuadas también es un enfoque correcto para combatirla de forma natural. No es una tarea fácil y no siempre es posible, pero sí cuando es provocada por grasa. El instructor de salud masculina Jon Remington publicó hace algunos meses un manual de ejercitación para decir adiós a este problema sin utilizar la cirugía, el cual cuenta con tantos seguidores como detractores.

Cuéntanos, ¿conoces algún caso de ginecomastia que haya mejorado gracias al deporte? exceso de grasa en hombres consecuencias

Añadir un comentario