Glute bridge y hip thrust, ¿cuál utilizar?

Para un ojo no iniciado, el glute bridge y el hip thrust pueden resultar iguales. Son parecidos, eso es cierto, pero no idénticos. Si te fijas bien y, sobre todo, si comienzas a practicarlos, advertirás enseguida cuáles son sus diferencias. En deporte, siempre es posible definir recomendaciones específicas sobre cualquier entrenamiento. Por eso, queremos explicarte en qué consisten ambas técnicas y cuál te conviene utilizar en cada caso. Sigue leyendo, te lo vamos a aclarar perfectamente.

Glute bridge versus hip thrust

Vamos a empezar por las similitudes. ¿Qué aspectos tienen en común ambas ejercitaciones? Desde luego, si las practicas periódicamente de manera correcta y las combinas con las dietas adecuadas, percibirás más pronto que tarde los resultados a nivel de estética, resistencia y salud.

En qué se parecen

El objetivo del puente de glúteos y el empuje de caderas, que serían sus traducciones al español, es tonificar y potenciar el tren inferior. Fundamentalmente, estos ejercicios comprimen la musculatura de los glúteos y elevan las caderas. Es decir, activan los mismos grupos y zonas del cuerpo:

  • Glúteos.
  • Tronco.
  • Tendón de Aquiles.
  • Piernas oblicuas.
  • Zona inferior de la espalda.
  • Flexores de la cadera.

En qué se diferencian

Si bien es cierto que ambos planteamientos comparten musculatura, características y enfoque, los especialistas suelen considerar el glute bridge como el hermano pequeño del hip thrust. Tanto es así que suele recomendarse utilizar el puente de glúteos como ejercitación introductoria al empuje de caderas, una técnica algo más compleja en términos de exigencia y dificultad.

Asimismo, se considera el glute bridge como ideal para activar progresivamente la musculatura del muslo y los glúteos. Se recomienda, por ello, utilizarlo como elemento de precalentamiento previo al empuje de caderas. Si empiezas directamente con esta última ejercitación, corres el riesgo de sufrir molestias o lesiones en la espalda baja, especialmente a largo plazo.

Por su parte, el hip thrust te ofrece un mayor rango de trabajo y, en consecuencia, un rendimiento y unos resultados superiores. Los deportistas más ambiciosos y preparados, por ello, prefieren esta práctica.

Por este mismo motivo, las personas que padecen de problemas de movilidad en la cadera no deberían centrarse en el empuje de cadera, sino en su hermano menor. Los corredores, por regla general, suelen preferir el puente de glúteos; mientras que los culturistas y los deportistas de fuerza se decantan por la otra alternativa.

La última diferencia mencionable importante entre ambas es meramente técnica. Mientras que el hip thrust precisa contar con un banco o una caja para apoyar la espalda, el glute bridge no requiere ningún equipamiento o configuración. Se puede realizar inmediatamente en cualquier lugar, momento o situación.

En resumen, podemos decir que ambas técnicas deportivas son compatibles e, incluso, complementarias. Trabajan los glúteos y se basan en principios similares, aunque según tu experiencia, circunstancias y características puede venirte mejor una u otra. Si no existen limitaciones, combinarlas es la mejor alternativa. En deporte, la suma de ejercitaciones, bien canalizadas, optimiza tu entrenamiento. hip thrust

Sin comentarios

Añadir un comentario