hacer pesas

5 hábitos higiénicos que debes seguir después de tu entrenamiento

Después de hacer deporte no hay nada como relajarse para disfrutar de lo bien que ha ido la sesión de entrenamiento. Pero antes de centrarse en dietas y demás, hay una serie de hábitos higiénicos con los que cada deportista debería cumplir. Al fin y al cabo, el estar en contacto con el sudor de otras personas y sus bacterias tiene cierto riesgo, y por mucho que se esfuercen en el gimnasio para que todo esté limpio, el peligro para la salud existe. Por eso todo el mundo debería seguir unas pautas de higiene después de hacer deporte.

1. Aislar la ropa sudada de entrenar

No cambiarse la ropa sudada después de entrenar puede resultar peligroso, ya que la humedad del sudor puede provocar un cambo en el pH de la piel, dando paso a la aparición excesiva de bacterias. Para evitar la aparición de moho y malos olores en la mochila, hay que aislar la ropa sucia del entrenamiento, por ejemplo en una bolsa de plástico, y evitar que entre en contacto con el resto de ropa de la mochila. También es recomendable utilizar otro calzado.

2. Lavar las manos después de entrenar

Las pesas, máquinas y el resto de material que se ha utilizado en el entrenamiento también lo han utilizado otras personas, que a pesar de utilizar toalla han dejado su sudor y sus bacterias en la máquina. Por eso, antes de tocarnos el pelo, la cara o zonas íntimas hay que lavarse bien las manos con agua y jabón para desinfectarlas bien y reducir riesgos.

3. Ducharse lo antes posible

Lo ideal sería ducharse nada más acabar el entrenamiento, aprovechando las duchas que hay en el gimnasio o en el lugar donde se practica deporte, aunque hay personas que esperan a llegar a casa para hacerlo. No hay problema siempre que ducharnos sea lo primero que hagamos al entrar en casa. En este sentido, es muy importante lavarse y secarse bien el espacio entre los dedos de los pies. Incluso se pueden aplicar polvos de talco en los zapatos si se ha sudado mucho.

4. Hay que limpiarse bien el pelo

La combinación de sudor y un pelo mal lavado supone la aparición de un pelo graso, con mal aspecto, que también puede dar lugar al acné. La higiene capilar es muy importante, en especial en los cabellos largos. Las prisas en las duchas del gimnasio pueden hacer que no se le preste toda la atención necesaria al cabello, pero hay que limpiarlo bien y de forma regular. Un champú neutro, que ayude a eliminar la grasa, puede ser un buen aliado para evitar problemas.

5. Lavarlo todo correctamente

Además de la higiene personal, hay que limpiar bien todo el equipamiento utilizado. La ropa sudada irá directamente a la lavadora, o la tenderemos para que se seque el sudor ante de lavarla. También hay que lavar las toallas utilizadas durante el entrenamiento o en la ducha del gimnasio -también las chanclas- y otros elementos como la esterilla donde hemos dejado nuestro sudor.

¡Recuerda que puedes compartir tus hábitos de higiene después de hacer deporte comentando el post!

higiene tras el ejercicio

Sin comentarios

Añadir un comentario