como evitar comer de más tras el ejercicio

Como controlar el hambre tras el entrenamiento

Hay ocasiones en las que cuando hacemos deporte, después de una buena sesión de entrenamiento en el gimnasio, sentimos un hambre voraz. Es más común de lo que se puede pensar, pero, claro, es necesario tomar medidas para que esto no ocurra, como seguir dietas adecuadas y equilibradas que aporten beneficios a la salud.

Consejos para controlar el hambre tras el deporte

Sobre todo en el caso de los hombres, hay prácticas deportivas que dan más hambre que otras. Según The Journal of Endocrinology, la clave está no tanto en el deporte que se practica, sino en la intensidad con la que se hace el ejercicio. A más intensidad, se tiene más hambre.

¿Por qué se produce el hambre tras el entrenamiento?

Es normal sentir hambre después de entrenar, ya que el cuerpo tiene que recuperar las fuerzas: si el cuerpo pide comida hay que dársela, pero con medida. Si se tiene más apetito de lo habitual, es posible que el cuerpo y el cerebro traten de adaptarse a un nuevo reto físico.

Esto ocurre porque el deporte hace aumentar la masa muscular, y esta necesita más nutrientes y calorías. Un buen consejo para controlar el hambre es beber agua que esté fría mientras se entrena, ya que el cuerpo, al calentarla, reacciona quemando calorías.

consejos para no comer de más tras deporte

Cómo reducir el hambre tras el entrenamiento

Lo fundamental es proporcionar al cuerpo lo que necesita, así que siempre se puede dar un alimento que sea fácil de absorber por el estómago después de entrenar. Hay deportistas que prefieren batidos de proteínas o algo similar.

No hay que obsesionarse, pero es importante comer en cantidades pequeñas de forma que el estómago pueda fácilmente digerir lo que se le proporciona. De esa manera, tendremos la sensación de que el hambre no aparece de una forma tan intensa, y sí, lo mejor es comer en cuanto se termina de entrenar, de otra manera no solamente habrá más sensación de hambre, sino que el azúcar en la sangre no estará en su mejor nivel.

En caso de que realicemos un entrenamiento aeróbico, como es el spinning, deberemos consumir alimentos que sean ricos en azúcar, como las frutas. Es importante que estemos bien hidratados y ayuda mucho comer más lentamente. Si realizamos una sesión larga de entrenamiento, podemos comer entre 30 y 60 gramos de carbohidratos durante la misma.

También es buena idea incluir rutinas de fuerza un par de veces a la semana, ya que esto hará que se acelere el metabolismo del cuerpo. Por otro lado, si no queremos sentir tanta hambre después de entrenar, lo mejor que podemos hacer es comer algo en cantidad pequeña, ya que así el cuerpo tendrá una reserva de donde tirar durante la sesión.

Es positivo ir al gimnasio y entrenar antes de una comida principal. Lo ideal es hacerlo antes de desayunar porque es cuando el organismo está más “receptivo”. No obstante, para controlar ese hambre, entrenar antes del desayuno, la cena o la comida es mejor porque luego, con la comida, se cubre el gasto de energía que ha realizado el cuerpo.

Y algo importante: los cuentacalorías están integrados últimamente en los teléfonos móviles y en algunos relojes inteligentes, y su uso es positivo, pero no son infalibles. Se tiende a pensar que cuantas más calorías se consumen, luego más se puede comer, pero eso no es así. Los cuentacalorías son solo algo orientativo.

¿Y tú, cómo controlas el hambre después de hacer deporte? 

Sin comentarios

Añadir un comentario