Hernia abdominal

Hernia abdominal: causas y tratamiento

La hernia abdominal es un problema más frecuente de lo que creemos. Ésta consiste en una anormalidad en la pared abdominal, por la cual se sale contenido de la misma hacia el exterior.

Uno de los primeros síntomas es que notaremos dolor en la zona. Para identificar esas molestias como una hernia, podemos comprobar si notamos un bulto de consistencia blanda en la zona. Si ese bulto aumenta al toser o hacer esfuerzos y se encoge o, incluso, desaparece estando de pie o tumbado; probablemente estemos ante una hernia.

¿Qué provoca la hernia abdominal?

La causa más frecuente de la misma es la debilidad del tejido del abdomen, ya sea provocada por falta de colágeno, por algún problema congénito, por complicaciones tras una operación o por un sobre esfuerzo.

Deportes como la halterofilia o el CrossFit, que conllevan grandes levantamientos de peso y grandes esfuerzos, pueden provocar este tipo de lesión. Maniobras utilizadas en el levantamiento de peso como la maniobra de Valsalva, hacen más propensa la aparición de hernias y empeora pequeñas lesiones anteriores.

Pero no son los únicos deportes, recordemos que la hernia entre la zona baja del abdomen y la ingle, hernia inguinal, es una de las más frecuentes en futbolistas, tenistas y jugadores de hockey. Esto es debido a que, como ya comentábamos, la principal causa es la debilidad en la zona del core a la hora de realizar esfuerzos deportivos.

La lesión surgirá más fácilmente cuando llevamos tiempo sin entrenar. Volver a la rutina de prácticas deportivas tras parones como el provocado por la Covid. Si no se hacen de la manera adecuada y tomándonos el tiempo necesario para recuperar el estado físico anterior, pueden provocar la aparición de distintos tipos de hernias en el abdomen.

Hernia abdominal

¿Cómo prevenir y tratar la hernia abdominal?

Estas lesiones no producen grandes perjuicios en nuestra salud y en ocasiones, puede no producir ni dolor. Pero es cierto, que el único tratamiento para la misma es la cirugía para volver a situar esa parte del órgano tras los músculos abdominales y evitar el estrangulamiento de la hernia.

Debemos tener en cuenta que puesto que el dolor provocado por una hernia, como comentábamos, puede tardar en aparecer. Si no somos precavidos y continuamos realizando el esfuerzo y el ejercicio que la provocó, puede empeorar la situación de la misma. Así, lo más recomendable siempre es realizar cualquier ejercicio, levantamiento de peso y otros esfuerzos deportivos con precaución y trabajando nuestro cinturón abdominal previamente.

Para evitar la hernia abdominal y otras lesiones, os recordamos la importancia de prevenir, no realizar grandes esfuerzos deportivos tras largos periodos sin entrenar y trabajar todos los músculos de nuestra zona abdominal. ¿Y tú cómo previenes estas lesiones?

Sin comentarios

Añadir un comentario