imagen previa indice glucemico

El índice glucémico como base de nuestra alimentación

Se habla muchas veces del índice glucémico como referencia para una buena alimentación. Pero… ¿Por qué? ¿Qué es realmente? Hoy vamos a ver de que se trata y porque debemos de tenerlo en cuenta a la hora de diseñar una dieta o tomar ciertos alimentos en función del momento del día en que estemos.

¿Qué es realmente el IG?

Según dice Medline Plus, “El índice glucémico (IG) es una medida de la rapidez con la que un alimento puede elevar su nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. Únicamente los alimentos que contienen carbohidratos tienen un IG. Los alimentos tales como aceites, grasas y carnes no tienen un IG. En general, las alimentos con un IG bajo aumentan lentamente la glucosa en su cuerpo. Los alimentos con un IG alto incrementan rápidamente la glucosa en la sangre.”

Como ya hemos dicho, el IG es una medida de medida que nos dice con que rapidez se aumenta el azúcar en sangre y por consiguiente la absorción en el cuerpo. Y nos diréis, ¿qué tiene que ver esto con una buena alimentación? Pues absolutamente todo, y como veremos a continuación, sabréis la respuesta.

imagen table de indice glucemico

¿Influye el momento del día con el alimento que consumamos?

Como bien sabréis, en función de la hora del día debemos de ingerir un tipo de alimento u otro. Es cierto que debemos de evitar los carbohidratos (que son los que tienen índice glucémico) cuando nos acercamos a la hora de cenar, mientras que en las primeras horas del día es cuando podemos consumir una mayor cantidad de hidratos.

Conociendo la tabla de IG, a mayor índice mayor rapidez de absorción y más rapidez de absorción en sangre, mientras que si es menor, se absorberá más lentamente. Una vez que sabemos esto, ya podemos deducir que tipo de alimento debemos de consumir en un momento u otro.

Los alimentos con un IG bajo son más adecuados en las primeras horas del días, los cuales nos aportan energía durante más tiempo, frente a los de IG alto que unicamente son adecuados después de entrenar, pues al absorberse rápidamente recuperaremos energía con mayor rapidez.

Alimentos como el pan, arroz o avena, son más recomendables a primeras horas de la mañana o antes de nuestro entrenamiento, mientras que alimentos como azúcar o patata cocida son más adecuados después de entrenar.

En definitiva, es mucho más recomendable consumir alimentos con un índice glucémico bajo que alto, pues nos darán energía durante más tiempo, mientras que si lo hacemos al contrario es más probable que se acumule en forma de grasa.

Como veis, conocer el IG de los alimentos que consumimos nos ayudará a diseñar nuestra propia dieta.

Añadir un comentario