deshidratación

Relación entre deshidratación y la aparición de lesiones musculares

Como sabes, cuando se practica deporte, se produce un aumento de sudoración destinado a regular la temperatura corporal, que sube cuando se practica ejercicio debido a la aceleración del metabolismo. Si a esto le sumamos altas temperaturas externas y un consumo insuficiente de líquidos, se puede acabar sufriendo una deshidratación. Pero, ¿sabías que esto puede llevarte también a lesiones musculares, como calambres o contracturas?

Aprende a detectar la deshidratación

Si reconoces los primeros signos de la deshidratación evitarás este problema y muchos otros que conlleva la falta de agua en el organismo. Junto a cada síntoma, te damos la cantidad aproximada (en %) de líquido que has perdido:

  1. Sensación de sed, disminución del rendimiento y exceso de calor: 1-2 %.
  2. Dolor de cabeza, malestar, cansancio más intenso, reducción de la orina, disminución de la fuerza y de la contracción muscular, aumento de la temperatura corporal a más de 38 ºC: 3-6 %.
  3. Reducción considerable del rendimiento, aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, debilidad y calambres musculares, calambres musculares, posible pérdida de consciencia si hace calor: 7-8 %
  4. Contracturas graves, golpe de calor, fallo orgánico y coma: 9-10 %.
  5. Riesgo vita: más del 10 %.

Como ves, la pérdida de un pequeño porcentaje de agua en tu cuerpo ya tiene consecuencias importantes. Y eso que solo hemos hablado de los inmediatos, no de los que notarás más adelante, como las lesiones musculares aparte de los calambres, que pueden ser inmediatos y ser un indicativo de deshidratación grave. Así, lleva a cabo las siguientes medidas para que no te ocurra:

deshidratación

  • Bebe suficiente agua, tanto antes, como durante y después del ejercicio.
  • No son recomendables las bebidas energéticas mientras haces deporte: sus carbohidratos hacen que la asimilación del agua sea más lenta y también pueden ser contraproducentes para el estómago.
  • Por esta misma razón, las bebidas isotónicas son mejores para después del deporte. Además, procura que no tengan más de 14 g de carbohidratos por cada 240 ml de bebida y que contengan tanto sacarosa y glucosa como fructuosa.
  • Solo si se hace ejercicio durante más de 1 hora, puede ser apropiado tomar líquidos que contengan hidratos de carbono.
  • Sigue una dieta equilibrada las 24 horas antes del deporte, especialmente en la última comida antes de practicar ejercicio.
  • Bebe aproximadamente medio litro de agua en las últimas dos horas antes de hacer deporte.
  • Bebe agua a intervalos regulares mientras te ejercitas.
  • Intenta que el agua esté entre unos 15 a 22 grados, ligeramente inferior a la del ambiente.
  • Bebe agua inmediatamente después de hacer deporte. Toma un 150 % del agua perdida si planeas volver a practicarlo al día siguiente.

Con estos sencillos consejos, observarás que el riesgo de sufrir lesiones musculares a causa de la deshidratación disminuye considerablemente. ¡Algo muy importante para que continúes rindiendo adecuadamente!

Sin comentarios

Añadir un comentario