Método Silva

Este verano practica relajación frente al mar

Inspira, espira. Por fin ha llegado el verano. Tiempo de dejarse ir, de disfrutar y, en definitiva, de relajarse. El ritmo frenético del año ofusca nuestra mente y necesitamos desconectar. ¿Qué mejor momento que nuestras ansiadas vacaciones frente al mar para cerrar los ojos, respirar de forma profunda y comenzar la práctica de nuevos ejercicios de relajación?

Aprovecha el mar para tus ejercicios de relajación

El mar es una fuerza pura de la naturaleza. Su inconfundible olor, el sonido de las olas al romper o el tacto del agua invitan a sumergirse en un estado de paz . En las sociedades actuales, ahogadas por el continuo estrés del día a día, es habitual que olvidemos nuestra relación con la naturaleza. Sin embargo, el verano nos brinda la oportunidad perfecta para reconciliarnos con ella. Y, para hacerlo de forma más profunda, te presentamos cuatro ejercicios de relajación que te ayudarán a potenciar tu bienestar durante tus vacaciones de verano en el mar.

1. Hatha yoga

El yoga físico o hatha yoga es una disciplina milenaria que combina varias posturas (asanas) con respiración controlada (pranayama). Si nunca te has lanzado, este verano, con la arena de la playa bajo tus pies, es el momento ideal para empezar a estirar tu cuerpo y conectar con tu yo interior a través del yoga.

2. Meditación

Otra técnica ancestral que ayuda a silenciar nuestra mente y ampliar nuestro interior. Para iniciarte en esta práctica, te recomendamos tumbarte en tu toalla y, poco a poco, ir recorriendo tu cuerpo desde la cabeza hasta los pies. Se trata de contemplar las sensaciones de cada parte sin reaccionar ante ellas.

3. Método Silva

Esta conocida técnica de relajación guiada nos induce a visualizar una serie de imágenes y situaciones relajantes. Si aprendes a dominarla, podrás afrontar mejor tus problemas del día a día.

Hatha yoga

4. Método Wim Hof

El método Wim Hof ha revolucionado el mundo de las técnicas de autocontrol y relajación. Se asienta sobre tres bases: ejercicios respiratorios, progresiva exposición al frío y compromiso contigo mismo. Puedes aprovechar para ir temprano a la playa y, tras realizar tres series de 30 respiraciones, darte un baño de mar bien fresquito.

Todos estos métodos ofrecen múltiples beneficios respaldados por la ciencia, desde mejoras en la tensión arterial hasta la reducción de los síntomas del estrés. Te animamos a aprovechar el contexto veraniego para comenzar a practicar alguno de estos ejercicios. Recuerda cuidar tanto la mente como el cuerpo, aprovecha para desconectar y sobre todo, protégete del sol en tus prácticas de relajación en la playa.

Anímate y cuéntanos si ya conocías estos ejercicios de relajación o si hay algún otro que te parezca útil. ¡Déjanos un comentario contándonos tu experiencia!

Sin comentarios

Añadir un comentario