El rolido en natación

La importancia del rolido en la natación

Practicar la natación significa realizar una actividad de alta exigencia física y técnica. Los expertos afirman que es el deporte más completo que existe, sin embargo, sin una buena técnica de rolido, todos los efectos positivos se relativizarán. Este giro de caderas condiciona la velocidad de nado, por lo que, en un deporte tan competitivo, dominar este aspecto es fundamental para conseguir esas centésimas extras que ganen la carrera.

¿Qué es el rolido en natación?

Así es como se denomina a la rotación que realizamos con las caderas mientras nadamos en los estilos crol y espalda. Se trata de un giro brusco que se hace para acompañar al cuerpo cuando tomamos aire desde un lateral del cuerpo.

Para que resulte efectivo, este movimiento ha de tener 45 grados como mínimo y combinarse junto a los brazos. De este modo, conseguirás un deslizamiento rápido dentro del agua, ya que el objetivo es contactar el menos tiempo posible con el exterior. Este pequeño detalle te permitirá hacer brazadas más largas y adoptar una postura más hidrodinámica. Esto repercute en una penetración rápida y limpia de las brazadas en el agua.

Consecuencias de una ejecución negativa

Si el rolido no se lleva a cabo correctamente, se pierde velocidad, ya que los brazos y el cuerpo están alineados de manera equivocada. También es importante recuperar los brazos a nivel energético.

Como sabes, la natación es un deporte muy intenso, pero la combinación de brazadas alternas nos permite ejercer más fuerza en cada momento con un brazo en concreto. No obstante, una mala colocación en los giros supone un esfuerzo mucho mayor.

Por otra parte, la respiración es más complicada y, por tanto, aparecen los síntomas de fatiga antes. Además, se produce una tracción ineficiente, ya que no tenemos tanto recorrido para coger impulso.

El rolido en natación

Beneficios de emplear la técnica idónea

Si realizas este giro de la forma adecuada, rentabilizarás mejor la fuerza que ejerces con los brazos. Esto significa que tu esfuerzo tendrá una mayor recompensa en metros ganados. También te permitirá rotar y alternar los brazos de manera mas efectiva.

Te notarás menos cansado, ya que facilita la técnica de respiración lateral de una forma mucho más fluida. Por último, la resistencia que opone el agua a las brazadas se verá disminuida.

Sin duda, este giro del cuerpo al nadar es la forma ideal de canalizar mejor la fuerza empleada, ganar mayor resistencia y conseguir respirar de manera más cómoda. Así, se ha demostrado que esta posición es mucho más efectiva que, por ejemplo, nadar lo más plano posible (sin desequilibrar la espalda).

Si tú también eres aficionado o aficionada a la natación , déjanos tus comentarios sobre la técnica del rolido. ¿Es importante para ti?

Sin comentarios

Añadir un comentario