Rutina kickboxing casa

Deporte en casa: rutina de entrenamiento para kickboxing

El kickboxing es un deporte en el que se necesita mantener y aumentar tanto la fuerza como la resistencia. Para lograrlo, se pueden combinar las dietas con una rutina de entrenamiento en casa sin necesidad de un rival.

Kickboxing, ejercicios para potenciar la salud y la fuerza

Se puede realizar la rutina dividida en rondas de tres minutos con uno o dos minutos de descanso entre cada repetición. El número de rondas dependerá del nivel en que se encuentre cada uno, pero con un total de seis asaltos se consigue un entrenamiento completo.

Estos son los ejercicios, con una duración de medio minuto cada uno en cadaround:

1.Golpes frontales directos.

Es importante perfeccionar el movimiento de la cadera y del pie en el jab (golpe directo) y tratar de no estirar del todo el brazo para no dañar el codo. Se puede empezar por el izquierdo, después solo con el derecho y terminar combinando los golpes.

2. Ganchos verticales ascendentes.

Utilizando las rodillas y la cadera para aumentar la fuerza en un golpe de trayectoria vertical. Hay que alternar los lados de la forma en la que se prefiera.

3. Gancho corto descendente 

También llamado cruzado de derecha, dirigido a la cabeza.

4. Crochet horizontal.

Gancho con trayectoria horizontal desde la posición de guardia, protegiendo el mentón y dirigiendo el impacto a la altura del mentón del rival.

5. Patadas circulares.

Levantando la rodilla flexionada en posición diagonal y estirándola con el impulso de la cadera. Se pueden dar patadas altas o bajas. Es mejor empezar repitiendo un tipo, después otro y acabar en combinaciones.

6. Patadas frontales.

Hay que adaptar la altura del golpe a la propia flexibilidad. Se sube la rodilla flexionada, se estira hasta golpear con toda la planta del pie y se vuelve a la posición inicial siguiendo la misma trayectoria pero al revés.

Recomendaciones

Una opción interesante es dedicar los tres primeros asaltos a solo dos ejercicios en cada uno y acabar con tres rounds de combinaciones para elevar la intensidad final. Esta rutina se compone de ejercicios básicos en los que es fundamental perfeccionar la técnica a base de muchas repeticiones.

Evidentemente, es necesario un saco para realizar correctamente los ejercicios en casa y sin rival. Delante de un espejo se pueden corregir mejor los movimientos.

Es importante recordar que los estiramientos siempre deben formar parte de las rutinas, tanto antes como después de la actividad. Aumentar la flexibilidad es imprescindible para el kickboxer y la falta de estiramientos y calentamiento adecuados puede dar lugar a importantes lesiones que son muy fáciles de prevenir.

Correr veinte minutos a modo de calentamiento antes de cada sesión con sprintscortos e intensos combinados con marcha suave hará mucho más completo el entrenamiento.

Además de esta rutina principal se pueden ir añadiendo nuevos ejercicios, así como alargar las sesiones y subir la intensidad de forma gradual. La clave es escoger los ejercicios teniendo en cuenta los aspectos en los que personalmente hace más falta trabajar y mejorar.

Si conoces otros ejercicios interesantes para practicar en casa este deporte, ¡no dudes en compartirlos!

kickboxing en casa entrenamiento

Añadir un comentario