hip thrust

Beneficios de incluir el hip thrust en tu rutina de ejercicio

Entre los aficionados al deporte y los gimnasios, el hip thrust se ha consolidado como una excelente vía de entenamiento y salud corporal. Muchas mujeres, y cada vez más hombres, desean ejercitar sus glúteos para mejorar su tonificación, su consistencia y su imagen.

Hasta hace poco, las sentadillas eran la actividad de referencia al respecto. Ahora, sin embargo, debes incluir también en tu rutina el hip thrust, cuyos beneficios vamos a desgranarte a continuación.

Principales ventajas del hip thrust

Millones de personas en el mundo están interesadas en trabajar los glúteos y siguen dietas para mantenerse en forma con la esperanza de mejorar su salud, su físico y su atractivo. En este último sentido, desde luego, nuestro trasero tiene mucho que decir.

Ahora bien, ¿qué hace del hip thrust una fórmula diez para entrenar?

Innovación y eficacia

Bret Contreras fue el creador de esta reciente alternativa para entrenar los glúteos. Inicialmente, se consideró una actividad complementaria pero, poco a poco, está consolidando su liderazgo en esta dirección. Desde luego, si quieres ejercitar tu cadena posterior de músculos, no encontrarás una alternativa específica mejor.

¿Por qué resulta tan eficaz? Porque el punto álgido de máxima producción de fuerza se produce, en este ejercicio, cuando se alcanza la extensión total de la cadera. En ese momento, el glúteo alcanza también su plena activación.

Mejoras colaterales

El hip thrust contribuye también a tonificar y trabajar otros músculos cercanos, concretamente los cuádriceps y los femorales. Es verdad que, en este sentido, los efectos que conseguirás no son tan poderosos como con una ejercitación específica, tipo sentadilla o peso muerto. Pero mejorar su tonificación y puesta a punto de forma colateral no deja de ser positivo.

Además, expertos como su creador, Bret Contreras, o el propio Eric Helmes aseguran que es la mejor manera de desarrollar muscularmente el tren inferior para las personas que tienen problemas o lesiones de espalda. Es, para ellos, el sustituto perfecto de las sentadillas que no les conviene hacer.

Aval científico

Uno de los mayores respaldos de esta técnica para entrenar lo constituyen los diferentes estudios científicos que se están llevando a cabo sobre sus características. Así, diversas investigaciones electromiográficas han demostrado que este tipo de ejercicios activan más los glúteos que las sentadillas de espalda. Si bien es cierto que también ha habido otros análisis menos categóricos, de lo que no cabe duda alguna es de que ambas ejercitaciones están a la misma altura.

Asimismo, también se ha constatado que sus empujes de cadera mejoran la hipertrofia del glúteo e incrementan la fuerza de empuje horizontal.

Qué te aporta la práctica del hip thrust

En definitiva, esta disciplina te ofrece tres beneficios evidentes:

  • Incrementar el tamaño de tus glúteos.
  • Mejorar y aumentar la velocidad de tu carrera.
  • Optimizar y combatir el dolor lumbar.

Es decir, su práctica continuada genera resultados positivos en términos de potencia muscular, estética, salud y velocidad. Sin embargo, debes ser consciente de que resulta fundamental realizar estos ejercicios de forma técnicamente impecable. Así que no dudes en buscar el asesoramiento idóneo en los profesionales deportivos. hip thrust

Sin comentarios

Añadir un comentario