Body Balance, la clave de los beneficios de este entrenamiento

¿Sabes cuál es la última tendencia del deporte que está rompiendo moldes en todo el mundo? El body balance lo tiene todo y, desde luego, lo está demostrando: cada vez son más las personas que se apuntan a disfrutarlo cada día.

¿Quieres saber cuál es su principal ventaja? Su capacidad para potenciar a la vez el cuerpo y la mente. Desde luego, la ejercitación física nos ayuda a sentirnos muchísimo mejor en todos los sentidos. En este caso, además, vas a conseguir un equilibrio integral que te permitirá reenfocarte hacia tus metas personales, emocionales y profesionales con muchísima energía.

Definiendo el body balance

Ten presente que esta disciplina se dirige a todo tipo de personas. Se trata de una combinación o fusión de principios de yoga, pilates, taichí y feldenkrais. Y se realiza en grupo, con música de fondo y con un director de entrenamiento que orienta, motiva y enfoca el esfuerzo compartido en la dirección correcta.

Esta ejercitación, por otra parte, se caracteriza por la suavidad formal. En buena parte, por ello, potencia esa sensación de autoconexión y desconexión con los problemas que todos precisamos. La salud física y el bienestar mental se dan la mano en estas sesiones desde el primer momento. Además, no es una mera ejercitación: el body balance se presenta como un auténtico estilo de vida. Una forma de estar en el mundo que te ayuda a cambiar hábitos y, gracias a ello, a mejorar tu situación.

¿Qué ejercicios incluye?

La combinación de yoga, pilates, taichí y feldenkrais suena, en sí misma, bastante atractiva. De forma preferente, esta ejercitación se centra en mejorar la respiración, prolongar suavemente la musculatura y ganar flexibilidad. Una flexibilidad que, inevitablemente, se va filtrando también hacia nuestra manera de ser y de estar ante la vida.

La actitud idónea implica centrar la atención del deportista, exclusivamente, en el aquí y ahora. La sesión incluye ejercicios de meditación, abdominales, estiramientos, torsiones, posturas yoguis y una buena dosis de meditación. El practicante debe abandonarse, sentir solamente lo que en ese momento le mueve, la afecta y le transmite su ejercitación. En todo caso, el futuro se obvia y se aleja de este tipo de sesiones.

El abdomen, las piernas y los glúteos son las zonas de tu cuerpo que saldrán más beneficiadas de esta actividad, la cual trabaja sobre todo el core, la flexibilidad, la resistencia y la fuerza. Te sentirás mucho más ágil, quemarás grasas y conectarás contigo mismo. Ganar en calma y relajación, sobre todo tras una complicada jornada de trabajo, te vendrá francamente bien.

Además, enseguida notarás un claro alivio de un buen número de molestias corporales y de tensiones, tanto físicas como psicológicas o emocionales.

Así que ya lo sabes: el body balance puede convertirse en esa práctica deportiva que estabas deseando. Tal vez sea esa rutina periódica de ejercitación física y, sobre todo, de desconexión y encuentro interior contigo que te hará sentir muchísimo mejor. ¿Te apuntas a este entrenamiento?  que es el body balance

Sin comentarios

Añadir un comentario