dolores en el gimnasio

Los dolores más frecuentes en los novatos del gimnasio: cómo hacerles frente de forma efectiva

«Sin dolor no hay ganancia física». Esto es lo que suelen decir los preparadores cuando nos decidimos por empezar a entrenar. Lo cierto es que un novato no suele tener en consideración aspectos clave a la hora de introducirse en el ejercicio físico, como por ejemplo cómo y de qué manera puede afectar a nuestro cuerpo y cuáles son las lesiones y dolores más recurrentes. Todo ello vamos a analizarlo en el siguiente post.

Los dolores más comunes en los novatos a la hora de empezar a entrenar

Como decíamos, a la hora de iniciar una actividad física relativamente intensa suele decirse que sin dolor no hay ganancia. Esta afirmación, que no deja de ser cierta, puede llegar a convertirse en un arma de doble filo para un iniciado, ya que puede hacer que supere sus límites y, de esta manera, corra el riesgo de provocar una lesión.

En este sentido, es preciso identificar dos tipos de dolores básicos. Por un lado, tenemos el «dolor bueno», referido a esas molestias que, como indicamos, sentimos cuando estamos llevando a cabo una actividad física de alto nivel. Nos está indicando que nuestro esfuerzo está valiendo la pena, ya que vamos a obtener una ganancia física con el mismo.dolores en novatos

Por otro lado, hemos de identificar el «dolor malo», que es aquel en el que se puede convertir el anterior si no somos capaces de identificar nuestros límites, lo que puede conllevar una lesión.

Diferenciar entre estos dos tipos de dolores puede parecer básico, pero resulta algo complicado cuando acabamos de decidir empezar a entrenar y, por lo tanto, somos novatos.

Una vez hecha esta importante diferenciación, podemos profundizar en los diferentes tipos de dolores malos, los cuales están claramente delimitados por su intensidad. Por un lado estaríamos hablando del dolor agudo, el cual sirve a nuestro cuerpo para detectar que algo no está sucediendo como debería en el ejercicio que estamos practicando. Este dolor, que puede ser debido a un pinchazo, nos manda un mensaje claro e inequívoco de que debemos abandonar el ejercicio que estemos llevando a cabo de inmediato, ya que, de lo contrario, corremos el riesgo de empeorar la lesión. Esto lo vemos claramente en el fútbol profesional, cuando en una carrera un futbolista nota un pinchazo y pide el cambio de inmediato para no agravar la lesión.

Por otro lado, hemos de señalar el dolor con inflamación. A diferencia del anterior, este no se provoca de manera instantánea, sino que es algo progresivo y acumulativo que va generando un continuo y creciente malestar. Al producirse, no podemos identificar con exactitud qué parte de nuestro cuerpo ha sufrido la lesión, ya que lo que pasa es que se produce una inflamación de una parte poco acotada de nuestro cuerpo. De manera genérica, al notar este tipo de lesión hemos de frenar el entrenamiento de la articulación en cuestión. En este sentido, lo más aconsejable es acudir a un especialista médico para recibir cuanto antes un tratamiento de rehabilitación en la zona que permita reanudar los entrenamientos de manera progresiva.   dolores en novatos

Sin comentarios

Añadir un comentario