entrenamiento y ejercicio

¿Es bueno entrenar con música?

Muchos estudios a lo largo de los años han demostrado la capacidad de la música de incidir en nuestro estado de ánimo e incluso en el ritmo cardiaco pero… ¿puede esto ser positivo y beneficioso combinado con el deporte?

La música y el deporte, la combinación perfecta

Definitivamente ambas aportan muchísimos beneficios. A nivel emocional, porque la música y el ejercicio son capaces de generar serotonina, conocida comúnmente como la hormona de la felicidad. Y a nivel físico, porque estas actividades son recomendadas para combatir el estrés, la migraña o incluso el insomnio.

A pesar de ello, hay que tener en cuenta que no cualquier música combina con cualquier actividad física. Normalmente una música de baja intensidad casa mejor con un ejercicio más leve y relajado, como por ejemplo el yoga, mientras que una más enérgica puede ser muy útil si se va a practicar carrera continua o algún otro ejercicio de alta intensidad.

A continuación, mostramos las ventajas que tiene escuchar música mientras se realiza según qué deporte.

Para el ejercicio aeróbico:

Muchas de las clases que encontramos en los gimnasios son una combinación de ejercicio con música, para ayudar a alcanzar un ritmo adecuado. Esto ocurre por ejemplo en el spinning, el bodycombat, etc… Esta dualidad es clave, ya que ayuda a conseguir una motivación para intentar superarnos y poner un extra de esfuerzo.

La música marca el ritmo que se debe seguir y, además, en muchas ocasiones se crean listas de reproducción para que haya una variación entre alta intensidad con otra de menor intensidad.

Para el ejercicio anaeróbico:

La música cuando estamos realizando un ejercicio anaeróbico, como puede ser hacer pesas, puede ayudarnos en diferentes aspectos. Ayuda a la concentración, consiguiendo de este modo que los ejercicios estén mejor ejecutados, haciendo así que el entrenamiento sea más efectivo y que se consigan unos mejores resultados.

Combate también la monotonía de los ejercicios de mancuernas, ayudando a hacerlos más livianos y puede ayudar a que el tiempo de descanso entre ejercicio y ejercicio sea menos pesado, e incluso puede ayudar a reposar y a relajarse con mayor facilidad.

Algunos inconvenientes

A pesar de las innumerables ventajas de escuchar música hay que tener en cuenta varios factores que pueden hacer que escuchar música mientras se realiza ejercicio sea contraproducente.

Estar demasiado pendiente del móvil o el reproductor de música puede hacer que bajemos demasiado el ritmo, provocando incluso alguna lesión al volver a realizar el ejercicio tras haberse enfriado el músculo.

Otro factor con el que debemos tener especial cuidado es con el hecho de que ponernos música puede ser especialmente peligroso si vamos a realizar ejercicio cerca de zonas urbanas con tráfico, porque el hecho de llevar auriculares puede hacer que no estemos los suficientemente alerta.

Además, si al ejercicio le añadimos dietas saludables, notaremos cómo nuestra calidad de vida mejora exponencialmente, así que no lo olvidemos, si somos de esas personas que se preocupan por su salud y le encanta hacer deporte, subamos el volumen y a disfrutar. ¿No estás de acuerdo?

entrenamiento con música

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

 he leído y acepto la RGPD