Así te ayuda el estrés metabólico a hacer que tus músculos crezcan

El crecimiento de tu musculatura, conocido también como hipertrofia muscular, es la consecuencia de tres mecanismos de activación física: la tracción mecánica, el daño muscular que genera... y el estrés metabólico. Este aspecto, precisamente, suele resultar el más sorprendente y, por ello, queremos explicarte cómo incide en el aumento de volumen de tus músculos.

Como seguramente sabes, cuando las fibras musculares se hipertrofian experimentan un visible engrosamiento. Es por todos conocido que los estímulos mecánicos generan ese crecimiento. Pero en algún momento alguien se planteó esta pregunta: ¿existen estímulos de otra clase que también puedan provocar un incremento de la sección transversal de los músculos? La respuesta es sí, un factor de naturaleza química: el estrés metabólico.

Qué es el estrés metabólico

Al planificar tu entrenamiento para generar la hipertrofia muscular, debes tener en cuenta este factor químico. Ahora bien, ¿qué es en realidad? Toma nota. El punto de partida es la acumulación de metabolitos —iones de hidrógeno, lactato, creatina, fósforo inorgánico...— y otros elementos generados por el metabolismo de la glucosa. Este hecho guarda relación con las contracciones musculares y, sobre todo cuando se combina con la reducción del flujo sanguíneo en los músculos —un efecto llamado isquemia muscular—, ocasiona un elevado nivel de estrés metabólico.

Los investigadores, además, han concluido que su aparición induce modificaciones hormonales, hinchazones en las células, incrementos en los factores de transmisión y la generación de radicales libres.

Como consecuencia de todo lo anterior, tienes que saber que las células se agrandan y la ultraestructura de las membranas celulares mejora, desarrollando más y más el músculo. La correcta hidratación es un factor positivo en el proceso.

Cómo entrenar para inducir el estrés metabólico

¿Quieres aprovechar tu actividad deportiva para generar ese estrés metabólico que te ayudará a hipertrofiar tus músculos? Estas son las claves que debes tomar en consideración:

1. Es importante que impulses dicho estrés metabólico sin ocasionar mermas en la tensión mecánica.

2. Lo ideal es diseñar programas con numerosas repeticiones, por ejemplo entre 6 y 20, y gran cantidad de series: preferiblemente entre 7 y 11. Hazlo así para cada grupo muscular.

3. Incluye en estas ejercitaciones descansos eficaces, con el fin de posponer y reducir la fatiga, para recuperarte todo lo posible antes de la siguiente serie. De este modo, serás capaz de acumular más sesiones de trabajo y de incrementar las cargas.

4. Existen dos cadencias complementarias que debes aplicar. Las contracciones excéntricas, controladas, suelen concretarse en una horquilla de entre 2 y 4 segundos. Las concéntricas han de ejecutarse a la máxima velocidad intencional.

5. No te obsesiones con llegar al fallo muscular: quedarte cerca de él —a una, dos o tres repeticiones— es tan positivo como propiciarlo realmente.

¿Qué te ha parecido este artículo? Seguro que tienes mucho más claro que antes cómo el estrés metabólico ayuda a hipertrofiar la musculatura y de qué modo aprovecharlo en tus entrenamientos. ¿Piensas guardarte para ti esta valiosa información? Compártela en tus redes, ¡haz que tus cercanos también la aprovechen! estres metabolico

Sin comentarios

Añadir un comentario