efecto sobre el músculo de la fatiga

¿Cómo afectan los diferentes tipos de fatiga a la hipertrofia?

La hipertrofia es la acción de ganar músculo a través de la realización de diferentes ejercicios. Sin embargo, además del entrenamiento, la fase de recuperación también es realmente importante. Cuando entrenamos rompemos fibras, pero la masa muscular se debe recuperar para evitar lesiones. No obstante, muchos no controlamos este aspecto, por lo que el crecimiento de las células musculares se ve frenado. De hecho, existen programas de entrenamiento diseñados específicamente para el control de la fatiga y facilitar la consecución de los resultados.

La sensación de fatiga se produce de forma progresiva cuando vemos que nuestra capacidad para levantar un peso o carga se ve mermada. Cuando llegamos al punto en el que no podemos realizar un ejercicio, se dice que hemos llegado al denominado fallo muscular.

Además, se pueden conocer diferentes tipos de fatiga con una duración muy variable que puede ir desde minutos u horas hasta días. Por ello, es importante conocer el tipo de fatiga al que nos estamos enfrentando

Tipos de fatiga y efecto en el crecimiento del músculo

Fatiga periférica

La fatiga periférica es aquella que nos afecta solo durante el entrenamiento a nivel muscular. Acabamos un ejercicio y necesitamos un tiempo de recuperación de entre 30 segundos y un minuto antes de llevar a cabo la siguiente serie. Es totalmente independiente del estímulo que puede producir el cerebro.

Por otro lado, no hay que olvidar que es transitoria durante la realización de determinados ejercicios a lo largo de una rutina de entrenamiento. Sin embargo, transcurridas unas horas estos músculos pueden volver a utilizarse para llevar a cabo trabajos de fuerza, aunque su rendimiento puede verse afectado en función del número de series y de la exigencia con la que se hayan realizado.

Es importante llegar al fallo muscular porque cuando se produce fatiga periférica el cuerpo crea nuevas fibras musculares para poder mantener los niveles de fuerza que se desean, aunque entrenar un músculo demasiado recurrentemente también producirá efectos no deseados.

Fatiga central

La fatiga central guarda grandes similitudes con la periférica, pero con la diferencia de que afecta al sistema nervioso central. En este caso, las diferentes estructuras del cerebro que se encargan de la contracción muscular se ven afectadas. Este tipo de fatiga es multifactorial, por lo que tampoco podremos explotar su rendimiento después de un entrenamiento.

Pese a la sensación de tener fuerza, el sistema nervioso es incapaz de ordenar a los diferentes grupos musculares la acción de levantar peso o hacer trabajar al músculo en cuestión. De esta forma, a nivel de hipertrofia no se puede sacar el máximo partido posible durante el entrenamiento.

Daño muscular

En cambio, el daño muscular tiene una duración mayor. La contracción del músculo rompe algunas fibras y produce las populares agujetas. La tensión del propio músculo dificulta el movimiento del mismo hasta que haya pasado dicho período, lo que suele durar varios días.

Por ello, es importante controlar este tipo de fatiga, ya que puede reducir la cantidad de proteínas que produce el organismo para aumentar el tamaño del músculo, al estar reparando el daño muscular provocado durante el entrenamiento.

efecto en la hipertrofia de los tipos de fatiga

Sin comentarios

Añadir un comentario