Todo lo que debes saber sobre la leucina

La leucina es el producto estrella en el mundo de los suplementos deportivos y cada vez son más los deportistas que ingieren este componente para mejorar su rendimiento deportivo. Junto a la Isoleucina y la Valina es uno de los tres aminoácidos ramificados principales y, por tanto, cobra una importancia vital en nuestra nutrición si queremos conseguir resultados en el medio y largo plazo.

Los nutrientes que son considerados esenciales son difíciles de sintetizar por parte del organismo y, en consecuencia, resulta necesaria la ingesta de algún tipo de complemento alimenticio que sea rico en este aminoácido.

Las funciones principales de la leucina

Uno de los roles predominantes que desempeña este suplemento es incentivar la regeneración proteica una vez finalizada la sesión de entrenamiento. Por ello, la recomendación es que consumamos entre tres y seis gramos de este aminoácido para conseguir una síntesis proteica adecuada y que los ejercicios que ejecutamos tengan los resultados esperados.

Asimismo, es una proteína de absorción rápida, por lo que si la tomas antes y después de cada entrenamiento serás capaz de mejorar tu rendimiento. La consecuencia es que lograrás retrasar el uso de tus fuentes de glucógeno. Además de incidir en el músculo, la leucina también ejerce su efecto sobre nuestro bienestar corporal.

Este suplemento incide de forma directa en la insulina, favoreciendo al mismo tiempo la recuperación energética. Por ello, su presencia, acompañada o no de algún tipo de ración de hidratos de carbono, propiciará una regeneración más acelerada de los depósitos de glucógeno. Por lo general, el formato principal en el que la podemos consumir es como cápsula, debido a su amargo sabor, así como a la dificultad de hacerla soluble en agua. ejercicio y entrenar leucina 

¿Dónde podemos hallar este aminoácido?

Aparte de tenerlo disponible en forma de pastilla, existen multitud de alimentos que contienen este nutriente. La carne roja es uno de sus principales exponentes, aunque por cuestiones de salud no se recomienda abusar de su consumo. Por ello, también lo podemos encontrar tanto en la carne de cerdo como en la de pollo. La leche es otra de las mayores fuentes de esta clase de aminoácido, especialmente el queso o los yogures, entre otros.

Los huevos, además de aportarnos una enorme dosis proteica, también son portadores de este tipo de aminoácido. Por ello, se recomienda que incorporemos tortillas en nuestra dieta. El pescado, sobre todo, el salmón, el atun, el mero o la caballa, así como las legumbres y los cereales son los alimentos que completan la relación de aquellos que la contienen. Por esta razón, arroz, avena, garbanzos o lentejas son otros de los platos principales que reportan un alto contenido proteico a nuestro organismo.

En definitiva, con una dieta variada y rica en proteínas debería ser suficiente para mantener en un nivel óptimo los niveles de leucina. No obstante, si presentas un déficit de este aminoácido siempre puedes recurrir a las capsulas. Recuerda llevar una alimentación equilibrada y una adecuada rutina de entrenamiento. ¿Conoces un método más sencillo y efectivo para mantenerte saludable?entrenar leucina

Sin comentarios

Añadir un comentario