El deporte a partir de los 60 años

Los 60 años son una magnífica edad de plenitud intelectual. Y también pueden serlo de buen estado físico si escogemos el deporte adecuado. Además, es una época en la que se tienen menos responsabilidades. O bien ya no trabajamos, o bien hemos adquirido una posición laboral que nos permite un horario más relajado. Todo ello hace que haya más tiempo para cuidarse y practicar actividad física.

De hecho, esta es muy recomendable a los 60 años, ya que nos ayuda a mantenernos activos y estimula nuestra mente. El ejercicio mejora el equilibrio, la movilidad y la coordinación, además de favorecer la capacidad respiratoria y el tono muscular. Igualmente, es una buena forma de relacionarnos socialmente.

No obstante, el primer paso antes de comenzar a realizar una actividad física a esta edad es consultar al médico. Este determinará las limitaciones que cada uno debemos ponernos por motivos de salud. Y, de esta forma, evitaremos lesiones o enfermedades. En todo caso, a los 60 años hay algunas consideraciones que tenemos que tener en cuenta.

En primer lugar, siempre hemos de hacer un adecuado calentamiento previo con intensidad moderada que incluya todas las articulaciones. Igualmente, debemos terminar la actividad física de forma progresiva para evitar una bajada brusca de las pulsaciones. Y, finalmente, es necesario que estiremos los músculos para que se relajen. Durante todo el tiempo que dure el ejercicio, es imprescindible hidratarnos bien. Pero no deberíamos hacerlo con agua muy fría, ya que el choque de esta con la temperatura corporal puede darnos un susto.

Actividades físicas recomendables a partir de los 60 años

Cuando se ha alcanzado esta edad, los deportes que exigen mucho contacto no están recomendados. Y otro tanto puede decirse de aquellos que se practican a una intensidad muy alta. Como norma general, cada persona debe escoger su actividad de acuerdo a sus condiciones personales de salud y a sus circunstancias vitales. Pero siempre están contraindicados los deportes de riesgo.

En función de todo esto, son recomendables aquellos deportes que requieran poco esfuerzo pero continuado en el tiempo. Quizá el más interesante sea caminar. Un trayecto de media hora diaria a buen paso es una actividad perfecta. Aunque también podemos hacer senderismo y rutas de montaña de poca dificultad y escasa pendiente.

Por otra parte, la natación es también un deporte perfecto después de los 60 años. No nos exige gran esfuerzo y es muy completo. Igual de beneficiosos son los paseos en bicicleta. No se trata de que hagamos grandes recorridos, sino trayectos cortos a ritmo moderado.

Y también es muy interesante que hagamos gimnasia respiratoria todos los días. Para ello no necesitamos ir a ningún sitio. Podemos realizarla en casa. Entre otros ejercicios, incluye flexiones, movimientos articulares suaves y estiramientos. Igualmente, media hora diaria ayuda a mantener nuestro cuerpo en forma.

No obstante, estas actividades físicas debe practicarse en todos los casos a ritmo moderado, de tal forma que evitemos el dolor y la fatiga. Estos dos elementos, pueden desencadenar a esta edad lesiones musculares u óseas e incluso alguna enfermedad. Por tanto, a partir de los 60 años, debemos hacer deporte siempre de forma suave. ejercicio a partir de los 60

Sin comentarios

Añadir un comentario