kettlebell fitness

7 ejercicios con kettlebell que potenciarán tus isquiotibiales

El peso muerto y las sentadillas son los ejercicios con los que, tradicionalmente, potenciamos nuestros isquiotibiales. Pero en deporte conviene probar nuevos recursos. El entrenamiento con kettlebell es una alternativa top para desarrollar los músculos posteriores de tus piernas.

7 ejercicios con kettlebell para los isquiotibiales

Queremos ayudarte a entrenar mejor, ganar salud y realizar dietas beneficiosas. Por eso, te proponemos 7 ejercicios con kettlebell muy recomendables.

Ejercicio 1: Kettlebell swing o balanceo

Comenzamos con una práctica para novatos. Colócate de pie, con la espalda recta y los pies ligeramente separados. Estira ambos brazos hacia delante, en paralelo al suelo y sosteniendo con tus manos la pesa rusa.

Inicia el ejercicio flexionando tus piernas levemente y bajando los brazos hasta que la pesa rusa pase hacia atrás entre tus piernas. Agacha tu cuerpo, para ello, en posición de semicuclillas. A continuación, recupera tu posición inicial y repite el proceso.

Ejercicio 2: Sentadilla con kettlebell

Consiste en realizar sentadillas impecablemente, con la variante de que sujetas con ambas manos, a la altura de tu pecho, la pesa rusa. ¿Cuántas eres capaz de realizar correctamente? Ve elevando la cantidad poco a poco.

Ejercicio 3: Peso muerto con kettlebell

Con esta práctica, además, vas a trabajar el equilibrio. Sitúa el kettlebell entre tus pies e inclina tu cadera hacia abajo y hacia atrás. Agarra el mango con firmeza al tiempo que aprietas tus dorsales y, seguidamente, eleva el peso mientras te sitúas de pie. Es importante que mantengas la pesa rusa próxima a tu cuerpo y que aprietes al unísono los glúteos y los isquios cada vez que exhalas. Tras una breve pausa, vuelve a iniciar el proceso. imagen de ejercicios con kettlebell

Ejercicio 4: Peso muerto a una pierna con kettlebell

Separa tus pies a la altura de las caderas: si tomas la pesa rusa con la izquierda, el derecho ha de estar bien asentado. Sin curvar la espalda, bisagra tus caderas doblando la rodilla diestra mientras levantas la pierna izquierda y bajas el peso hacia el suelo. Cuando esta pierna esté paralela al firme, empuja hacia delante con tus caderas antes de bajarla para recuperar la posición de inicio.

Ejercicio 5: Puente de isquiotibiales

Haz este ejercicio clásico del entrenamiento con kettlebell comprometiendo tus músculos abdominales. Túmbate de espaldas sobre un alfombrilla y sitúa una banda de ejercicio uniendo ambas rodillas. Eleva tus piernas hasta un banco o elevador, planta los pies sobre su superficie y, sin curvar la parte baja de la espalda, aprieta los isquiotibiales y los glúteos mientras elevas el trasero.

Ejercicio 6: Curl nórdico

Arrodíllate con el cuerpo recto, rígido, y engancha tus pies en un elemento de apoyo (también puede ayudarte alguien). Afianza tus rodillas mientras inclinas tu cuerpo hacia el suelo, situando tus brazos a los lados. Cuando sientas la presión en los isquiotibiales, úsalos para recuperar tu posición.

Ejercicio 7: Deslizadores para isquiotibiales

Túmbate boca arriba y coloca sendos discos deslizantes o toallas pequeñas bajo las plantas de tus pies. Eleva las caderas a modo de puente, en dirección al techo. Sin desestabilizar la pelvis y con las caderas elevadas, desliza tus piernas con suavidad lejos de tu cuerpo, dejándolas casi rectas. Finalmente, tira de ellas hacia tu trasero.

¿Cuándo empiezas a entrenar tus isquiotibiales? No dejes de compartirlo en tus redes.fitness y kettlebell 

Sin comentarios

Añadir un comentario