hip thrust

 Los errores más comunes al realizar el hip thrust

El hip thrust es un entrenamiento perfecto para trabajar los glúteos. Si quieres hacer deporte y definir muchísimo mejor esta parte de tu cuerpo, esta ejercitación es tan buena como las sentadillas. ¡Combina ambas actividades periódicamente!

Ahora bien, es fundamental no cometer errores al ejercitarte. Conviene, sobre todo al principio, contar con la supervisión de un profesional experimentado.

Por si acaso, queremos presentarte cuáles son los errores más frecuentes al practicar hip thrust con poca experiencia. Considéralos para proteger tu salud y mejorar tu rendimiento.

Consejos para evitar errores al practicar hip thrust en tu entrenamiento

Si te ejercitas adecuada y frecuentemente en esta técnica y sigues dietas saludables, tus glúteos empezarán a mostrar un aspecto mejorado. Pero debes evitar estos errores.

Un consejo de inicio

Empezar poco a poco es siempre una medida inteligente. Por eso, muchos no iniciados en estas prácticas deportivas comienzan con el glute bridge, una fórmula previa y más sencilla.

Para ello, colócate con la espalda y los pies pegados al suelo, mantén flexionadas tus rodillas y alinéalas con la cadera. Tras colocarte, levanta tu cuerpo dibujando una diagonal con él. Seguidamente, sube y baja sin tocar el firme.

Una o dos sesiones de glute bridge constituyen la introducción perfecta al hip thrust.

Primer error: posición inadecuada del cuello

Es fundamental mantener la columna alineada. ¿A qué tendemos cuando somos novatos? A mirar la barra aproximando en exceso nuestra barbilla al esternón o a echar la cabeza hacia atrás, motivando una peligrosa hiperextensión en nuestras cervicales.

Tienes que ser consciente de ello y evitarlo. Mantente bien alineado, en especial en lo relativo a las vértebras cervicales y tu columna. Asegúrate, por último, de que tu cuerpo no está demasiado tensionado.

Segundo error: recorrido concluido antes de tiempo

Si te has sobrecargado de peso porque estás hipermotivado, te quedarás sin fuerza y no conseguirás tirar bien durante todo el recorrido, por lo que terminarás flexionando ligeramente tu cadera. Solo si la extiendes completamente lo estarás haciendo bien. No te vengas arriba, sé sensato con el peso: utiliza el adecuado, exigiéndote, pero sin pasarte.

Tercer error: dedos en vez de talones

Acuérdate de las sentadillas: tus talones te ayudan a empujar el suelo. En el hip thrust sucede igual. Si te apoyas en los dedos de tus pies puedes desestabilizarte fácilmente, porque tu superficie de contacto es bastante reducida. Además, esta postura obliga a trabajar más de la cuenta a tus cuádriceps... pero lo que pretendes es entrenar los glúteos. Así que apoya toda la planta de cada pie y empuja con el talón.

Cuarto error: hiperextensión de la cadera

Evita arquear la espalda para empujar con los músculos lumbares una vez que tu cadera está extendida. Si lo haces, colocarás la pelvis en anteversión. En cualquier caso, tienes que mantenerla neutra y, para ello, has de usar en todo momento el peso adecuado.

Como especialistas en deporte, te recomendamos considerar estos aspectos y entrenar con un compañero o monitor que te corrija y ayude. errores hipthrust

Sin comentarios

Añadir un comentario